Indisciplina social y COVID-19, aliados peligrosos

La indisciplina social, el no compreder a cabalidad el alcance letal de una pandemia puede ser el detonador de un escenario menos favorable.

Cuando las medidas gubernamentalesapuntan al recogimiento, muchos permanecen en la calle haciendo vida social.

Las opiniones de la mayoría coinciden en la necesidad de no exponerse y de esa manera no convertirse en hospedero y transmisores de la COVID 19.

Daimara Avila es trabajadora no estatal, usa las medidas de pretección, pero a su puesto concurren personas sin nasobuco o no guardan distancia, o transitan con niños pequeños por las calles.

Esta situación preocupa a especialistas de salud y epidemiólogos ante la inminencia de un pico de la enfermedad en Cuba.

La institución de salud en el territorio palmero cuenta con un equipo multidisciplinario y las medidas de diagnóstico y aislamiento necesarias.

El Doctor Eddy Hernandez Morejón es de los convencidos que en la prevención está la contención de la pandemia en Cuba.

Nada se puede dejar a la expontaneidad y si la población no coopera, desde lo individual y colectivo, el reto del personal de salud será mayor.

Algunos escudan su comportamiento en la escases de productos básicos. Pero las imágenes captadas en las últimas horas nada tienen que ver con el particular.  

Quedarse en casa debe pasar de ser una etiqueta en redes sociales, a una práctica que en tiempos de pandemia es la solución para acabar con el microscópico enemigo.

Leer también: Parte de cierre del día 25 de marzo del 2020 a las 12:00 de la noche

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicado

*

code