Al equipo Cuba le falta estabilidad en su dirección

La selección del mentor de nuestra armada nacional siempre resulta tema polémico, entre la afición amante del béisbol. Tras concluir la serie 60, la historia se repite.

Armando Ferrer, como primer directivo de la preselección, apunta hacia su futura designación como número uno de la maquinaria caribeña.

Muchos aplauden, otros no coinciden con la escogida, pues consideran que hombres como los experimentados Miguel Borroto y Carlos Martí, no pueden ser pasados por alto.

Este comentarista presenta puntos convergentes con los aficionados, que ofrecen votos favorables por el camagüeyano y el granmense, pues ninguno de los dos aparece como historia acabada en nuestra pelota.

En los últimos años, vamos por cuatro directores del Cuba, Anglada, Martí, Borroto y ahora Ferrer. Nada de bueno tiene la inestabilidad que se muestra, y que lejos de ser elemento positivo, constituye un cuchillo de doble rasero.

Sería muy favorable ofrecer un tiempo prudencial, a los profesores que reciben las riendas de los equipos nacionales. Por favor, que se les permita desarrollar estrategias y programas, para bien del mismo béisbol.

Jorge Fuentes ganó dos coronas olímpicas, Barcelona 1992 y Atlanta 1996; y nos hizo disfrutar de inolvidable momentos de nuestro primer pasatiempo.

La clave de sus éxitos, entre otras muchas cosas, -la estabilidad- tanto en jugadores que la tengan bien ganada como en directivos del equipo.

Ojalá nuestro mensaje llegue a oídos receptivos.

Fuente Radio Guamá
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image