Bertico y sus raíces en la tierra (+Fotos)

El olor a tierra mojada desafía la imaginación en medio de un paisaje donde las abejas y las aves se enseñorean. Hay quien cuenta que por este sitio entró Maceo a La Palma aquel 29 de marzo de 1896 y de ahí se hizo famosa la frase entre los lugareños de que esa noche tembló La Yaya.

La finca La Yaya hoy tiene a su Maceo uno de este tiempo que machete en mano retó a la maleza y le ganó terreno al monte para poner a producir unas dos hectáreas.

Con orgullo Alberto Lemus Caballero (Bertico) recuerda los primeros tiempos en este sitio.

“…. Yo llegué aquí en el 2004 y comencé a trabajar para fomentar la siembra de hortalizas y vegetales como parte de la agricultura urbana. Esto estaba lleno de maleza y no fue fácil; hubo hasta quien pensó que estaba loco pero la fuerza de voluntad se impuso…”

Mientras acaricia un conejo Bertico continúa contando su experiencia.

“… Tú ves la cría de conejos es de lo que más me gusta, verlos crecer y reproducirse es algo bonito…”

Inquieto y ligero, como muchacho joven, asegura que la agricultura es cuestión de enamorarse de ella… Es como una novia tienes que cuidarla y atenderla y si lo haces bien nunca te abandona te lo aseguro…cierra la jaula y me lleva directo a los frutales que son para él el corazón de la finca.

“… Lo primero que sembré fue guayaba era cosa rara ya por aquí por La Palma y comencé con la ayuda de la agricultura urbana a incursionar en la enana primero y después otras variedades y hoy se recoge una guayaba de calidad; también tengo naranja y aguacate…”

Mirando al futuro desde la tierra

Las casas de cultivo ahora están un poco maltratadas por el viento de los ciclones, pero ese es el futuro; me dice mientras avanzamos hacia las dos instalaciones.

“… Yo espero para el año próximo sacar buenos tomates, este que tengo ahora lo quiero para semilla, aquí están viniendo de toda La Palma a buscar posturas y yo con gusto se las doy. Las casas de cultivo son la garantía de hortalizas y vegetales todo el año, pero hay que lograr la materia orgánica ah y el agua…”

Escuchar a Bertico es seguir creyendo que no todo está perdido y que en una isla como la nuestra donde muchos nos hicimos universitarios, es cierto, nada debe despegarnos de la tierra; de esa que da su fruto como madre mayor de donde todo aflora.

“… Yo veo que hay un despertar de la necesidad de sembrar y que no se ha quedado solo en la televisión como una campaña, la gente está sembrando hasta en los balcones y hay quien puede pensar que eso es de pobre pero miremos a países como Japón o China y nos daremos cuenta que lo que es de pobres es abandonar la tierra, digo yo con la experiencia que me han dado los años…”

Y sacudiéndose la tierra de las manos me dice…periodista tomates no te voy a dar; pero sí unas posturas de unos que dicen que son los mejores…, me cuentas después cuando vuelvas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image