Ciencia en Cuba a favor de la COVID-19

La ciencia cubana es noticia constantemente a nivel mundial por el gran reconocimiento que recibe a su esencial aporte en el enfrentamiento a la COVID-19, que ha posibilitado que el país nunca haya presentado un cuadro crítico de fallecidos.

Incansable ha sido la labor de los científicos en estos complejos meses. A su dedicación y gran preparación debemos los resultados obtenidos hasta el momento, pues de inmediato enfocaron sus esfuerzos en la búsqueda de protocolos y tratamientos que ayudaran a combatir el virus letal.

Alentadores han sido los ensayos de un fármaco de aplicación nasal y sublingual, para fortalecer la inmunidad innata de las personas y contribuir a reducir los riesgos de la entrada de agentes infecciosos al organismo humano.

De igual manera nuestros especialistas trabajan en el desarrollo de antivirales y en modelos de ensayos que permitan al país contar con métodos propios de diagnóstico de la nueva enfermedad.

Por solo citar algunos otros ejemplos:
  • Se utilizan modelos matemáticos diseñados por la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana; en colaboración con otras instituciones, para predecir el comportamiento de la enfermedad.
  • Más de 20 medicamentos cubanos forman parte en la actualidad de los protocolos para el tratamiento y prevención de la COVID-19; entre ellos el Interferón ALFA 2B recombinante humano.
  • Se creó el primer prototipo de ventilador pulmonar cubano para la respiración asistida, fruto del trabajo conjunto del Centro de Neurociencias de Cuba.

Pero los científicos en Pinar del Río, no se han quedado detrás, la creación de la plataforma dinámica “observatorio”; que permite la búsqueda de información científica relevante, avala la capacidad de los mismos. Con ella, el colectivo de investigadores logró un ahorro de tiempo para la búsqueda de información con un impacto positivo en el medio natural.

Además de ello, recientemente se aplica un Sistema de Gestión de Información de centros de aislamiento.

Creado por parte de expertos de la Universidad de Pinar del Río para suministrar datos de interés en tiempo real, identificado como Gica-Covid; el método se aplicará en todas las unidades asistenciales del municipio cabecera para, posteriormente, extenderlo al resto de los territorios.

Calificado como una herramienta esencial para el accionar sanitario; el sistema contribuirá a la toma de decisiones al tener en cuenta detalles relacionados con pacientes aquejados de la enfermedad.

Los ejemplos anteriores evidencian que en el actual panorama mundial Cuba ha demostrado que cuenta con un fuerte y consolidado sistema científico; que ha podido dar una respuesta inmediata y eficaz al gran reto que significa la nueva enfermedad causada por el virus SARs-CoV-2; y contribuir así a salvaguardar la salud de todos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.