COVID-19, por Mantua no se pasa…

Dichos pasados hoy no encuentran arraigo en la irreverencia de la COVID-19. “Por Mantua no se pasa, allí hay que llegar”. Si esto fuera cierto, el territorio exhibiría números menos preocupantes, o estaría libre del virus como se mantuvo por casi nueve meses.

Pero el asunto no es de llegar o pasar; el asunto tiene que ver, primeramente, con los canales que empleó para entrar, casi todos en autos de individuos que fueron a “resolver un problema”, o “a dar una vuelta”.

Después todo cambió, la enfermedad tomó la vía de la transmisión dentro de la comunidad, y hasta la fecha, como dicen los de acá, “no refresca”. El territorio, al noroccidente de Pinar del Río, ha aportado más de 70 casos positivos a la COVID-19 en el lapso de tres días.

“Pensamos que la cuarentena iba a resolver- dice Benigno Roque, vecino de la calle principal- pero a la vuelta de un mes no veo mucha diferencia”. Y tiene razones para opinar así, aunque no sepa que las estadísticas principales confirman su punto de vista.

COVID-19, por Mantua no se pasa…
70 casos positivos a la COVID-19 en el lapso de tres días es una cifra grande para Mantua, por donde no se pasa.

La mayoría de los pobladores coincide en que, las indisciplinas, constituyen la causa fundamental de los contagios. Así lo piensa Odalis Veloz Montano, trabajadora de la gastronomía: “Muchas personas en la calle sin propósito alguno, solo por caminar y hacer gestiones que nada tienen que ver con la alimentación o la salud. Así no hay quien acabe con la covid”.

Y es que a 17 meses de esta lucha, abundan los “desentendidos”, los que no terminan de comprender y aceptar que el nuevo coronavirus y sus variantes, utilizan mayormente manos, pies y rostros para crear su imperio del caos.

Para Roberto Otero, bodeguero de La Central, en el Consejo Popular Mantua, las personas, “ni entendieron, ni entienden, ni entenderán”. “Les digo que se separen, que no se aglomeren, pero ellos hacen lo contrario”.

“Algunos se molestan– dice Ibrahim Sánchez, un mantuano trabajador del INDER- porque se les pide que se separen y lo interpretan como si uno los rechazara”.

COVID-19, por Mantua no se pasa…
Amarilis Salgado

Los que han sido testigos de las indisciplinas, recomiendan multiplicar ejemplos sencillos pero eficientes. Amarilis Salgado Ajete, operaria integral de vectores piensa que en mayor medida, y sin medias tintas, jamás las personas cumplieron a cabalidad todas las medidas. “Lo vemos todos los días– dice- visitan al vecino, toman café, conversan, intercambian cosas y todo esto sin mascarillas, sin lavarse las manos. Para cualquiera está claro que no hay quien pare una pandemia con actitudes tan irresponsables”.

El personal de salud lleva la mayor carga. La enfermera Idania Rodríguez, responsable del cuerpo de guardia del policlínico “Juan Bruno Zayas”, de Mantua, resume el esfuerzo y las tensiones de los últimos meses.

“No es un secreto– dice- estamos agotados. Jamás vencidos, pero sí agotados, porque es un esfuerzo que no conoce descanso, porque es tensión psíquica y emocional las 24 horas del día. No todos los pacientes cooperan igual, y si no tenemos claridad con lo que hacemos, corremos el riesgo de violar los protocolos y expandir la enfermedad en vez de controlarla.”

COVID-19, por Mantua no se pasa…
Enfermera Idania Rodríguez. Mantua

El pedido de médicos y enfermeras lleva implícito el componente emocional de seres humanos que se esfuerzan por el bien común. La doctora Ana Isabel Piñero, al frente de la sala situacional de Salud Pública en Mantua, pide la colaboración de la ciudadanía. Sus declaraciones fueron publicadas en la televisión comunitaria de la villa.

“Somos humanos, tenemos familias, sueños por cumplir. También sentimos el natural temor de enfermarnos y enfermar a nuestros seres queridos, por eso nos vemos en el derecho de pedir, de exigir que se cumpla con lo establecido, que cada habitante comprenda el verdadero camino por el que transita el contagio, y que se vea a sí mismo como parte de una cadena que, si se lo propone, puede romper en bien de todos: solo debe comenzar por permanecer en casa.”

Más de tres millones de cubanos vacunados es una cifra alentadora, pero el hecho por sí solo no detendrá la pandemia, se precisa cumplir, y eso es algo que no se ha hecho del todo bien.

COVID-19, por Mantua no se pasa…
Dra. Ana Isabel Piñero

Es difícil predecir qué ocurrirá en los próximos días. Lo mejor sería que, el deseo de esta joven doctora se hiciera realidad. “Cuando termine la pandemia– dijo- quiero ir al mar, sentarme a la orilla, respirar el aire puro y saber que la pesadilla quedó atrás, y que fuimos capaces de rehacer al mundo sin el poder devastador del coronavirus”.

Grandes razones acerca de un tema que, por mucho tiempo, ocupará la mente y los actos de la gente común, las autoridades y los médicos. Rigores de un salto al vacío que solo se detendrá cuando las personas acepten que la pandemia no se marchará sin el esfuerzo de todos, y de paso comprender que, por Mantua, no se pasa, pero…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image