COVID-19, tras 18 meses sigue siendo un desafío para todos

La situación epidemiológica de Pinar del Río es muy compleja. Más que cifras, es dolor, familias que sufren, muertes inesperadas, secuelas indeseadas. Un desafío para todos.

Muchas veces la abordamos desde la responsabilidad individual, para proteger nuestras vidas. Es una de las claves necesarias. Y no es menos cierto que no son pocos los que desconocen protocolos sanitarios indispensables y ponen en riesgo su vida y la de otros.

En Cuba se invierten cuantiosos recursos en la producción de vacunas, alternativas para minimizar la falta de oxígeno, así como en medios de diagnósticos y tratamientos. Y todo en una muy complicada situación económica.

Por ello es imprescindible, también y con urgencia, desterrar la inercia, el conformismo, la indolencia de quienes no actúan en consecuencia con la complejidad del momento y que se traduce en desespero, incomprensión, insatisfacciones, enfermos y muertos.

Medidas certeras

COVID-19, un desafío para todos

La COVID-19 no perdona el error, ni la lentitud. Cada día crece el numero de personas infectadas, contactos de positivos, escasean algunos medicamentos y soluciones desinfectantes y ello complica el cuadro epidemiológico.

Se precisa que el sistema funcione con exactitud y garantice una logístistica acorde a cada necesidad y situación. Adoptar medidas que reduzcan de forma efectiva la “necesidad” de la movilidad, con equilibrio entre responsabilidad individual y satisfacción básica, un verdadero desafío.

Eliminar las convocatorias innecesarias que agrupan a personas, que en ocasiones retornan sin el resultado esperado. También acortar el tiempo entre las pruebas diagnósticas y las respuestas, que a veces se dilata y hace menos efectiva la labor de la atención primaria de salud.

Enfrentar con resolución la venta ilegal de medicamentos, que además se hace a precios desorbitantes y con impunidad.

Comunicación, un desafío y una prioridad

Hay que optimizar la comunicación bidireccional con el pueblo, promover el diálogo, utilizar los canales que están creados para ello y escuchar insatisfacciones, denuncias, reclamos, decantar y solucionar, en cuanto sea posible, las causas de agobios innecesarios.

Hoy la comunicación debe ser una tarea prioritaria para todos, no solo para los que la ejercen desde los medios, sino también para organismos y organizaciones que necesitan interactuar con sus audiencias a través de diferentes canales y plataformas digitales. Hay opiniones que deben ser atendidas, explicadas y en cuanto se pueda, resueltas.

Meses de batallar generan agotamiento y un gran desafío. El personal de salud, en su gran mayoría, está entregado casi sin descanso a salvar vidas, con el mayor peso en sus hombros. Pero eso no es suficiente si quedan eslabones sueltos, que impiden atar soluciones duraderas y efectivas. Esta es una batalla de todos y con todos en plenitud de conciencia y responsabilidad.

Leer además: Ministro de Salud acompaña a Pinar del Río en el enfrentamiento a la pandemia (+Fotos)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image