Falleció en Pinar del Río el Doctor Jorge Rafael López Rodríguez

En las primeras horas de la noche del lunes 20 de enero falleció el Doctor Jorge Rafael López Rodríguez en la ciudad de Pinar del Río, luego de un digno enfrentamiento contra el cáncer.

Graduado de doctor en Medicina en 1977 en Pinar del Río, el también especialista de segundo grado en Medicina Interna, máster en ciencias y Diplomado en Dirección se desempeñó en diversas responsabilidades de dirección en la salud pública pinareña recibiendo numerosos reconocimientos por su destacada labor salubrista.

Profesor Auxiliar de la Universidad Médica pinareña, que le otorgó la condición especial de Profesor Consultante. Militante del PCC y miembro de la Sociedad Cubana de Medicina Interna participó en numerosos eventos científicos y por su distinguido comportamiento personal y profesional, supo ganarse el respeto y la confianza de quienes tuvimos el privilegio de su compañía y amistad.

(Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río)

El Doctor Jorge: ejemplo de entrega

Despierto, este día gris invernal. Una jornada más de la vida cotidiana, como es habitual llamo al canal, para verificar el plan de trabajo, me dice Belkys, mi colega y jefa, “tengo una noticia buena y una mala”, le digo, pues dime la mala primero, ella me aseguró “falleció el Doctor Jorge López”. Atónita, estuve segundos y le comenté: “qué triste, muy triste, excelente médico y ser humano”.

No me perdonaba dejar de escribir sobre quien siempre amó a su tierra natal y logró calar en el corazón de sus pacientes y amigos, y es que hasta el invierno quiso extender hoy su manto gris como muestra de tristeza.

Nuestro gran clínico padecía de una enfermedad oncológica y aun así, se mantenía activo, hombre valiente, que a pesar de dominar su padecimiento, se mostró optimista ante la vida.

En su aval, contaba con innumerables reconocimientos y condecoraciones entre ellos el ¨Escudo pinareño¨. Un galeno humilde, amado por su pueblo, pero sobre todo, admirado por sus valores humanos.

Padre, esposo y buen hijo, hoy lo despedimos y aunque el invierno nos acompaña, el calor humano nos quema, porque el amor que usted le puso a cada obra, hizo que un volcán de amigos estuvieran hoy acompañándolo en su último adiós.

Doctor donde esté, sepa siempre que lo queremos, porque al decir de Bertolt Brech, usted es de los imprescindibles.

Llegue a sus familiares, nuestras más sentidas condolencias.

(Tomado del perfil de Facebook de la periodista Sunilda veiga Fonseca)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image