Garantizar la gestión de los ingresos al presupuesto del Estado en 2020 constituyó un reto para Pinar del Río

¿Cómo ha impactado el deterioro de los indicadores epidemiológicos en la economía del país? Interrogantes que; a la luz de casi un año de reportarse el primer caso positivo al nuevo coronavirus en Cuba; ven en números la respuesta de lo que repercute un retroceso en el enfrentamiento a la COVID-19 para el presupuesto del Estado.

La paralización casi total de los servicios, el decrecimiento de los ingresos; el aplazamiento en el pago del impuesto sobre utilidades y la depresión del ejercicio de la actividad por cuenta propia agravaron el panorama de Pinar del Río en el último trimestre del año; acentuado por el tránsito a la fase de trasmisión autóctona limitada y los efectos de eventos hidrometeorológicos.

Dicha situación repercutió; en la suspensión de 22 mil 642 licencias correspondientes a más de 60 mil actividades del trabajo por cuenta propia; lo que significó para Vueltabajo un sacrificio fiscal de más de 30 millones de pesos.

“Tuvimos que diseñar una estrategia de gestión para lograr una disciplina férrea en el cumplimiento de todos los pagos al presupuesto del Estado; explicó la directora de la oficina de administración tributaria en Pinar del Río, Odalys Borges.

En tal sentido, en la provincia se identificaron las reservas de ingresos existentes en cada uno de los municipios; se potenció el cobro de la deuda tributaria de las personas jurídicas; se estableció un sistema de pago con las empresas del comercio y la gastronomía; así como con el sector de la agricultura; de forma tal que todo lo que se generaba y correspondía a aportarse, ingresara al presupuesto del Estado en las cuantías y en las fechas previstas.

A fin de reforzar el control y la fiscalización, la administración en Vueltabajo incentivó el uso de los canales y plataformas digitales; entre ellos el pago por transfermóvil, con un descuento del tres por ciento del importe a pagar.

“Las alternativas adoptadas garantizaron que el territorio cerrara con una campaña de declaración y pago de ingresos personales, con un 99, 9 por ciento de presentación en el sector de la agricultura y un 93,3 del resto de las figuras (trabajadores por cuenta propia, el sector de la cultura, comunicadores sociales, etc).

Para asegurar, en medio de limitaciones financiera, el respaldo a la atención de pacientes positivos y a los casos sospechosos en centros de aislamiento, áreas de control de foco o en cuarentena se concibió un seguimiento permanente a las cuentas pendientes y por cobrar.

A pesar de un complejo escenario, los esfuerzos de los vueltabajeros durante el año que marcó la vida de todos, lograron aportar ingresos a una de las obras sociales más nobles de la Revolución.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image