Hennis y Delia, una historia de entrega y sacrificio

Delia y Hennis pusieron a prueba su capacidad en un área restringida de La Palma para llegar a cada hogar y atender a sus pacientes.

Ellas están en la primera línea del combate a la COVID-19 en una Cuba que se reinventa y aprende a vivir a puertas cerradas.

Por más de 14 días estas dos profesionales de la salud palmera dieron seguimiento a unas 120 personas que permanecieron en casa cumpliendo con el aislamiento.

“…Es un trabajo que requiere de entrega y sacrificio y de poner en riesgo hasta nuestra propia familia. Es una labor que nos llenade satisfacciòn pues sentimos el agradecimiento de la gente…”

Doctora Hennis Aguilar Domínguez.

Las rutinas mañaneras han sido vitales para detener la propagación del virus lo que Delia Martínez asume como un deber.

La licenciada en enfermería y especialista en atención primaria de salud siente que este es un compromiso mayor y que su trabajo es de gran utilidad.

La experiencia internacionalista, presente en la memoria

Estas profesionales conocen del sacrificio en otras tierras, de la entrega lejos de la familia pues ambas cumplieron misión en Venezuela.

Hennis vive la distancia por partida doble pues el amor la trajo desde el extremo más oriental de Cuba hasta el occidente que la asume como una hija.

“… Esta situación me recuerda mucho mis años en la República Bolivariana de Venezuela. Estoy viviendo una situación similar lejos de mi familia. Todos muy preocupados, pero la medicina es así, puro sacrificio y hay que cuidarse y seguir adelante…”

Cuando se escriba este capítulo de la historia muchos serán los nombres para recordar en el empeño de un pueblo en batalla por la vida.

Rostros hoy cubiertos como el de Hennis y Delia que regalarán una sonrisa agradeciendo el aplauso que cada día su gente erigió como un monumento a su entrega.  

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image