Honras fúnebres en Pinar del Río al último de los 12 Malagones (+Video)

El más joven integrante de los 12 Malagones, la primera milicia campesina de Cuba, falleció esta mañana en Pinar del Río. En su natal Viñales dieron el último adiós a Juan Quintín Paz Camacho, cumpliendo los protocolos establecidos por la COVID-19.

A sus 83 años, Juanito el Malagón, como todos le decían, perpetuó su humildad y patriotismo en el terruño. Representantes de las organizaciones políticas y de masas rindieron homenaje en el municipio de Viñales en Pinar del Río al más joven de los Malagones.

Ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz y del primer secretario del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República Miguel Díaz Canel Bermúdez, acompañaron el sepelio.

En el memorial erigido a la memoria de los 12 Malagones en la comunidad El Moncada, despidieron a quien integró la legendaria tropa que marcó el nacimiento de las milicias en Cuba.

Juanito descansa ahora junto al resto de sus hermanos de lucha cerca de donde realizaron una de las hazañas más valorosas de 1959 al capturar al Cabo Lara, un asesino que sembró el terror en las montañas de Pinar del Río.

Allí, donde un monumento perpetua la historia de la lucha contra bandidos, llega el adiós del pueblo pinareño al último de los 12 Malagones.

PALABRAS PRONUNCIADAS POR EL COMPAÑERO JULIO CÉSAR RODRÍGUEZ PIMENTEL, MIEMBRO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA Y PRIMER SECRETARIO EN LA PROVINCIA PINAR DEL RÍO, DURANTE EL SEPELIO A JUAN QUINTÍN PAZ CAMACHO, MIEMBRO DE LA MILICIA LOS 12 MALAGONES, EFECTUADO EN EL MEMORIAL A LOS MALAGONES, EN LA COMUNIDAD, EL MONCADA, EN VIÑALES, PINAR DEL RÍO.

Familiares y vecinos de Juan Quintín Paz Camacho, Juanito el Malagón.

Compañeras y compañeros que nos acompañan en este momento de tristeza y dolor, por la pérdida física, de un hombre sencillo y humilde, protagonista de importantes momentos de nuestras luchas; razón por la cual fue querido y respetado por todos los que le conocieron en vida, y que por derecho propio tiene un lugar merecido en la historia de nuestro país.

Juanito, integró la primera milicia campesina de Cuba, conocida como Los Malagones, creada por el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, en agosto de 1959 en esta misma zona, milicia, que tuvo el mérito histórico, de capturar  al Cabo Lara y su banda, misión que les encomendara el Comandante en Jefe, y que condujo posteriormente, al surgimiento de las Milicias Nacionales Revolucionarias en Cuba, materializando así, lo expresado por el propio Fidel, y cito: ¨Malagón, si ustedes triunfan habrá milicias en Cuba¨

Bien sabemos todos los que conocimos a Juanito Paz, de su reconocida y ejemplar trayectoria revolucionaria, siempre con la REVOLUCIÓN en el corazón para vivir y morir por ella; de esta manera educó a su familia, y con insistencia pedía que así fueran educados también todos sus descendientes.

Nacido el 31 de octubre del año 1937, en el Valle de Santo Tomás del municipio Viñales, hijo de una familia sin muchas limitaciones económicas, aunque solo tuvo la oportunidad de estudiar hasta el séptimo grado.

Afortunadamente, Juanito tuvo la suerte de criarse junto a un padre que, independientemente de su holgura económica, veía con ojos de verdad lo que significaba la explotación del campesinado y le explicó desde pequeño, con tono realista lo concerniente a los más humildes de la población, además de inculcarle que se relacionara con los niños pobres de la zona y visitar los bohíos donde vivían.

Con el triunfo del primero de enero de 1959, la familia Paz Camacho se incorporó al proceso de transformaciones del gobierno revolucionario en la zona, para la creación de las Cooperativas Agrarias, El Moncada y Granma, por orientaciones de Antonio Núñez Jiménez a quien ya conocía de las exploraciones a la Gran Caverna de Santo Tomás. 

Fue Juan Paz Camacho, el más joven de los primeros 12 campesinos milicianos, conocidos en la historia por Los Malagones y junto a sus compañeros, estuvo presente el día 26 de octubre de 1959, durante el acto de masas donde Fidel proclamó la creación de las Milicias Nacionales Revolucionarias.

Concluida la primera misión, la captura de la banda criminal liderada por el cabo Lara, se incorporó a una unidad de Lucha Contra Bandidos, donde se desempeñó, como Jefe de Operaciones hasta el año 1965, contribuyendo a la eliminación del bandidismo en Cuba. Cuando fue capturado el último alzado en la provincia pinareña, resultó reconocida su trayectoria,  alcanzando los grados de Mayor de nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Los que le conocieron, hablan de su incondicional entrega a la causa revolucionaria, a la cual se dedicó en cuerpo y alma hasta el último aliento de su vida, porque Juan Quintín Paz Camacho, fue de los que demostró con su ejemplo, que ser revolucionario no es un título, sino un compromiso; y por esa razón, recordaremos siempre, a ese hombre tan natural, que fue capaz de vivir con dignidad, cada momento de su vida. Con hidalguía junto a su esposa, formó una hermosa familia, sus hijos y nietos son frutos de amor, respeto y entrega incondicional a la Revolución.

Desde 1980 ostentaba la condición de militante del Partido Comunista de Cuba, en reconocimiento a su trayectoria revolucionaria recibió numerosas condecoraciones de las cuales Juanito, tenía la costumbre de afirmar que solo había cumplido con su deber, para saldar la deuda que sentía por la grandeza de nuestra Revolución y la fidelidad hacia Fidel y Raúl.

Fue uno de los doce campesinos designados para demostrar que nada, ni nadie, podrían destruir una revolución verdadera, donde la activa participación del pueblo, ha tenido siempre la vigencia del pensamiento martiano, con todos y para el bien de todos.

Sobre la trascendencia histórica de la hazaña protagonizada por aquellos primeros 12 milicianos campesinos, entre los que se incluye a Juan Paz Camacho, el General de Ejército, Raúl Castro Ruz, durante la inauguración del Memorial a los Caídos en la Lucha Contra Bandidos, el 3 de noviembre del 1999 afirmó, y cito ¨Si el Ejército Rebelde nació el dos de diciembre de 1956, la victoria de Los Malagones en octubre de 1959 complementó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias¨

Hoy este Memorial acoge a Juan Paz Camacho, el último de los integrantes de la milicia Los Malagones, la que desde aquí, por su simbolismo, constituye un bastión  que inspira  a las actuales y futuras generaciones, a continuar por el camino de la victoria.  Files a estos milicianos, continuaremos  demostrando pinareños y cubanos, lo planteado por uno de ellos, Cruz Camacho, y que ratificara Raúl, al expresar que, el imperialismo ya con Cuba no tiene chance, porque Los Malagones somos millones.  

Recordaremos a Juan Paz Camacho por la sencillez, humildad y dignidad que lo caracterizó; sentiremos añoranza al no presenciarlo todos los días con ese honroso uniforme de milicias que lo distinguía y nostalgia de su rostro firme y alegre. Extrañaremos sus anécdotas jocosas pero no nos faltará su ejemplo de cubano comprometido con su pueblo, con Fidel y con Raúl, para ser cada día mejores revolucionarios y milicianos para siempre, como él y sus compañeros.

A Juanito no lo despedimos hoy, él y sus compañeros son y serán, ¡Nuestros eternos Malagones!, ejemplo para todos los pinareños y cubanos que amamos la patria y como él estamos dispuestos a dar nuestras vidas por su defensa.

Juanito, tú y tus compañeros de milicia, continúan triunfando, porque en Cuba, hay y habrá milicias, para el hoy y el mañana; en nombre de todas las generaciones de cubanas y cubanos: ¡Hasta la victoria siempre!

En video: Honras fúnebres al último de los 12 Malagones

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image