Indisciplina social y COVID-19 en La Palma, un año de enfrentamiento

 

La indisciplina social, el no comprender a toda cabalidad el alcance letal de una pandemia que tiene en tensión al mundo ya hace un año, puede ser la causa de un escenario nada favorable que perdure en el tiempo a la espera de la anhelada inmunización.

Cuando las medidas adoptadas apuntan a la mayor estancia posible en casa, al cierre de las escuelas o al trabajo a distancia muchos permanecen en la calle haciendo vida social.

Las opiniones de la mayoría coinciden en la necesidad de no estar expuestos y de esa manera no convertirse en hospedero y transmisores de la COVID-19.

Esta situación preocupa a especialistas de salud y epidemiólogos que ya enfrentan el tercer rebrote de la enfermedad durante todo un año de trabajo incansable.

El Doctor Alexis Álvarez Hernández, director de salud pública en La Palma, es de los convencidos que en la prevención está la contención de la pandemia en Cuba; y que nada se puede dejar a la espontaneidad y que si la población no coopera desde lo individual y colectivo el reto del personal de salud seguirá siendo muy difícil.

Algunos  escudan su comportamiento en la escasez de productos básicos. Pero las imágenes captadas en las últimas horas nada tienen que ver con el particular, sino más bien con la indisciplina

Cuatro candidatos vacunales en fase de prueba y la alta preparación de nuestros científicos; nos ubica como uno de los países que primero en el mundo inmunizará a toda su población.

Quedarse en casa debe pasar de un slogan o etiqueta de redes sociales a una práctica que en tiempos de pandemia; es la única solución para acabar con el microscópico enemigo.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image