Industria pesquera pinareña por mayores exportaciones

Elevar las producciones y calidad de los rubros tradicionales e incorporar otros en correspondencia con sus potencialidades e incentivados por la Tarea Ordenamiento son premisas en la Empresa Pesquera Industrial La Coloma; localizada a unos 25  kilómetros del centro de la ciudad cabecera pinareña.

Para las exportaciones tienen identificadas cinco especies como la langosta, masa de cobo, pepino de mar, pescado entero eviscerado y tenca HG; según explica Yordan Nogueira Tapia, director adjunto de la entidad; las cuales se comercializan en el mercado de frontera e internacional; con significativas demanda y aceptación de sus diferentes surtidos.  

Informó que se ejecutan contratos con diversas entidades del país, entre las que sobresalen las Empresas Mixta Minera del Caribe Santa Lucía (Emincar S.A.) y la Agroforestal Costa Sur de Artemisa, respectivamente; aunque los mayores volúmenes recaen en naciones del continente europeo y asiático.

EPICOL concentra alrededor del 45 por ciento del total de la denominada Reina del Caribe vendida por el país  y principal renglón exportable del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria. La langosta entera cruda, fresca, Blanch,  precocinada, mitades precocinadas y masa cabeza y pata son algunas de las variedades de comercialización del crustáceo.

Proyecciones inmediatas

Entre las proyecciones inmediatas están un vivero de langosta viva para lo cual tienen la entidad ejecutora y los ocupa la búsqueda de los recursos materiales ineludibles y cuya concreción les permitirá procesar dos toneladas diarias del crustáceo; en correspondencia con las exigencias del cliente y de un mercado cada vez más competitivo.

Los ocupan, también, dos proyectos de inversión extranjera para aumentar el expendio al exterior; a partir de darle valor agregado a las producciones. Uno de ellos es la planta procesadora de atún; que sustituirá la importación de unas 5 000 toneladas en conserva de túnidos.

El segundo es la fabricación de quitina; a partir del esqueleto de la langosta y múltiples propiedades. Al respecto, Nogueira Tapia comentó que concluyeron los estudios de factibilidad; asesorados por entidades científicas vueltabajeras y ambos deben concretarse durante el año en curso.

Otro de los quehaceres está relacionado con la instalación de dos embolsadoras de langosta y una clasificadora; las cuales elevarían la productividad, disminuirían el tiempo de entrada a la congelación y elevarían los indicadores de calidad.

Estos fines productivos son asumidos, con el estricto cumplimiento de los planes previstos de captura de las diversas especies marítimas. Al adentrarse en el periodo de veda de la langosta, hasta el primero de julio; se acometen el mantenimiento y reparación de las 61 embarcaciones destinadas a este propósito; así como de las artes de pesca, los siete centros de acopio y se amplían las capacidades de los jaulones.

Se montan tres centros de acopio plásticos que tienen, entre sus beneficios; un mejor confort para la estadía de estos hombres de sol y salitre,  la durabilidad y la posibilidad de su desmontaje y la preservación ante un evento meteorológico.

También,  se realizan los muestreos biológicos para constatar las manifestaciones reproductivas y población de la Reina del Caribe; indicadores que repercuten de manera directa en la extracción de la especie tras el levante de veda y a partir de la preservación de las medidas exigidas; tanto en talla como en peso para evitar perjuicios a la especie.

Otras proyecciones de la industria pesquera pinareña para el año en curso

Miguel Martínez Montano, director de Operaciones Pesqueras; precisó que este año prevén capturar 2 232 toneladas de langosta, 800 de bonito y 989 de escamas. En menor cuantía arribarán a tierra el cobo, pepinos de mar, ostión y cangrejo blanco; todos con fines exportables, pues algunos de ellos, con precios que en oportunidades igualan o superan a la langosta.

No menos importantes son los conformados, dirigidos al mercado interno: croquetas, picadillos, embutidos, medallones y hamburguesas; elaborados a base de pescado, tienen gran demanda en las pescaderías. Este encadenamiento productivo se asume con las compras a la Empresa PESCARIO; de tenca, claria y tilapia, así como al sector no estatal; que en los meses venideros aportará aproximadamente 75 toneladas de peces de agua dulce y mar.

Contrato similar se adopta con el Combinado Lácteo vueltabajero que le aporta la pasta de soya como extensor cárnico para hamburguesas y chorizos preservando los niveles de proteínas.

Para todas estas producciones, EPICOL cuenta con una planta procesadora; considerada una de las más modernas de Latinoamerica con capacidad industrial de 24 toneladas diarias. En pos de cuanto aquí se elabora; se trabaja en la puesta en marcha de un túnel de congelación que elevará las capacidades cotidianas de almacenamiento.

Cada producto concebido cumple las exigencias contractuales, según legislaciones y regulaciones vigentes; y en consonancia con los requisitos del sistema de gestión de la inocuidad y calidad demandados en mercados  competitivos y rígidos; y en las evaluaciones a nivel de laboratorio de los indicadores de microbiológicos, físicos y químicos; en correspondencia con las normas internacionales.

No serán pocos los escollos a vencer en cada jornada ante la crisis económica imperante y la agudización de la pandemia, pero  la voluntad es cumplir con las cifras comprometidas en aras de elevados dividendos en pos del progreso que demanda la Mayor de las Antillas y sus pobladores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image