Luis Enrique, campeón anual de la Neurona Intranquila (+Video)

El pinareño Luis Enrique Izquierdo Bahamonde se coronó campeón anoche en la competencia anual del programa de la televisión cubana Selecto Club de la Neurona Intranquila correspondiente a 2021, representando a la región occidental.

En esta animada contienda el vueltabajero lidió contra Davián Fernández de Cienfuegos, representando al centro del país y el tunero Erick Téllez sacando la cara por Oriente.

Es la primera vez en este programa que se emplea este formato de competencia en sus nueve años de existencia.

Gracias a la magia de internet contactamos a este erudito del conocimiento con agilidad mental de relámpago. Aún emocionado y sin sobreponerse al stress por la tensión del momento accedió a dialogar con este redactor.

Este hombre, de origen campesino, de San Juan y Martínez, es muy expresivo, por eso ante cada interrogante se desbordó en palabras.

¿Qué significa para ti haber ganado esta final anual de La Neurona Intraquila 2021?

Haber participado en la Gran Anual de este programa me ha dado una serie de satisfacciones entre las que se destaca, la oportunidad de probarme a mí mismo y de medir cuán capaz se puede ser a la hora de sacar de tu archivo personal todo el conocimiento adquirido, tanto en la educación formal u oficial como en aquella obtenida por esfuerzo propio, aquello que te da placer por conocer y estudiar, eso que no se enseña en la escuela y que tu curiosidad va alimentando.

Me ha dado la oportunidad además de compartir con un excelente colectivo de realización del programa, no sólo las caras que se ven en TV, sino todo un equipo de técnicos y asesores que infunden un ambiente maravilloso y la oportunidad también de rivalizar con excelentes competidores, algunos de ellos que fueron quedando en el camino y en especial mis compañeros de la Gran Final, muchos de los cuales ya forman parte de mi círculo de amigos.

Pienso que la mayor satisfacción ha sido haber representado a la provincia de Pinar del Río, por primera vez en el programa con carácter territorial, en momentos muy duros para nuestra provincia debido a esta pandemia y ser un pinareño más que ha aportado su granito de arena para traer un poco de alegría en estos tiempos muy difíciles y romper un poco ese estigma que se tiene sobre los vueltabajeros.

¿Qué sección fue el plato fuerte tuyo?

Cualquiera relacionada con el conocimiento. En este tipo de programa se pueden unir varios factores, donde el azar juega un rol muy importante y en eso no depende la sección.

A veces es un problema de suerte, pero a veces es también un problema del biorritmo, de cómo tengas el día. Me gustaba mucho el Reto Final. Son varias preguntas para todos los concursantes de donde puedes obtener puntuación o perderla y eso la hace muy atractiva, por eso su nombre: Reto Final.

Desde el primer programa hasta el último hiciste gala de conocimiento sobre nombres de artistas y personalidades relacionadas con la música, el cine y la historia.

Independientemente de la capacidad que puedas tener de manejar y retener información, o de algo que se puede obtener genéticamente, que en mi caso ha sido muy marcado, la memoria y los conocimientos deben ser ejercitados.

Leo mucho, muchísimo. Leo todo lo que cae en mis manos. Veo mucho cine. Todo tipo de cinematografía en tiempo y espacio. Me gusta mucho oír música, la música de vanguardia, o al menos la que yo considero, a mi modesto entender, como vanguardia: sea rock en todas sus facetas, desde el sinfónico hasta el metal extremo, la música clásica y el bel canto y la trova, sobre todo la nueva trova y la trova española post-franquismo.

No es sólo ver y oír, sino también leer críticas y análisis de especialistas. También me gusta mucho el deporte, fundamentalmente el béisbol y el fútbol, y aunque parezca raro, soy un apasionado del tenis. Todo eso ejercita tu mente y la mantiene preparada para encontrar con más o menos rapidez, la respuesta necesaria.

¿A quién le dedicas este éxito televisivo?

Bueno, no sólo la anual, sino toda la competencia ha sido en momentos de la Covid-19, donde Pinar del Río ha tenido, para mal, un protagonismo no deseado, por lo que una mención tanto a los que han sufrido por esta terrible pandemia, como aquellos que han luchado contra ella no puede nunca faltar.

Esto incluye a mi familia y a uno mismo. Mis padres, aún convalecientes, han experimentado notable mejoría y han podido compartir este momento conmigo.

Además, a mi abuelo paterno, un hombre del campo, pero muy sabio y culto, que sembró en mí la semilla del saber y el mágico hábito de la lectura. Dondequiera que esté sabe que mi pensamiento está con él y yo sé que me mira con orgullo.

No podía faltar referencia a un tío que falleció recientemente y que también estaría muy contento de ver el resultado final del programa. También quiero dedicarle este triunfo a todo el pueblo de Pinar del Río, a nuestra ciudad en su aniversario, a toda su gente y a todos aquellos que me han apoyado y dado fuerzas, sin mencionar nombres. Ellos saben quienes son.

¿Qué te ha reportado la Neurona Intranquila?

Ser reconocido en la calle, sentir la felicitación y el apoyo de un desconocido, el auge y los comentarios en las redes sociales (me he vuelto un poco influencer, utilizando el lenguaje milenial) en general.

Una satisfacción que no se compara con ningún premio material. Esa es una deuda que tendré eternamente con el programa.

¿Te gustaría participar en una competencia quinquenal de la Neurona Intranquila?

¡Por supuesto! Cuando termina el programa, te queda una sensación de nostalgia y deseos de seguir compitiendo. Si me convocan de nuevo, claro que ahí estaré, quien sabe si en una Champions League, o algo así. Ya va a comenzar su décima temporada. Una buena ocasión, una vez terminada, de recapitular y volver a competir, si me lo permiten, por supuesto.

¿Alguna sugerencia a la TV cubana sobre programas de participación?

He visto muchos programas de participación de otros países. La mayoría son bastante banales y rayan en lo ridículo y cursi. Pero también existen programas que, independientemente de la meta de carácter económico que representan, tienen buenos formatos e inducen el conocimiento con buena dosis de entretenimiento como “Atrápame si puedes”, “Pasapalabra” o “Saber y Ganar” todos de la TV española, por citar algunos.

La TV cubana debe fomentar este tipo de espacios en su parrilla, incluso en este tiempo que he estado vinculado al programa, he podido comprobar la gran audiencia que posee. Pienso que el mismo espacio del “Selecto Club de la Neurona Intranquila” debe tener un protagonismo mayor en nuestra televisión, con un mayor apoyo en su realización por parte de las entidades que dirigen los medios, convertido en una gran revista donde el conocimiento, el buen humor y la alegría se unan para decirle ¡NO! a la NEUROAPATÍA.

(Tomado del perfil en Facebook de Pepe Morejon Morejon)

En Video: La Gran Final de la Neurona Intranquila

Lea además en nuestra web: Pinar del Río al cierre: 978 casos de COVID-19 de los 4 873 que reportó Cuba (+Video)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image