Mantua: Precios, opiniones que enriquecen el tema

Precios, es la palabra que más opiniones suscita por estos días, pero el asunto no es nuevo. En realidad, ha sido la porfía de las últimas décadas entre la capacidad adquisitiva, la demanda insatisfecha, y la, en su momento mal llamada, oferta y demanda.

Hoy, en el marco del reordenamiento monetario, el asunto cobra vigencia; en primer lugar, porque el cambio ha sido radical en muchos sentidos, pero fundamentalmente porque el equilibrio salario – precios puede tornarse precario en momentos de tensión económica.

Cada territorio tiene sus características- dice Antonio Ordaz, un mantuano que apuesta por, “la bien fundada esperanza de los mantuanos en las fórmulas que la administración local emplea en este momento para adecuar los precios a realidades productivas locales”.

Acá vivimos por estos días un proceso que acomoda, adecua, revisa y rectifica precios en bien de la población. Y aunque en verdad, es un tema bien polémico en el que bullen las dudas; también anida la confianza en que los problemas que, lógicamente se generan en el proceso, tendrán solución.

Por lo general, y así es en nuestro territorio, las personas miran con preocupación algunos precios, privados y estatales; que aún consideran inadecuados.

Arturo- vecino de Montezuelo- no cree que los buñuelos, que no contienen harina de trigo, tengan que ser el doble de caros. “Comprendo que la carne de cerdo, tenga un mayor precio- dice- que el queso sea un poquito más caro, pero no puede ser que el costo de producción de algunos productos sea tan alto, ni que las materias primas, que son de aquí, los hagan inaccesibles”.

Es un hecho, también acá, la capacidad que tienen algunos para intentar adaptarse, en el sentido más negativo de la palabra, al nuevo escenario y dedicar novísimas estrategias a la especulación y el alza artificial e injustificada de los precios.

Los que juegan con los precios

Ventas según lo dispuesto por el Consejo de la Administración

Los que aún lo intentan, ni siquiera pagan impuestos. Son los llamados por la izquierda y se dedican a la reventa de productos en los que no existe valor agregado, tan solo la ganancia a costa de las necesidades de la mayoría; y son de los que verdaderamente preocupan a la población.

Hay muchos vividores– dice Elena, vecina de Mantua- que no tienen en la mente el beneficio de la mayoría. Son los que alteran los precios por la izquierda y sobre los que tenemos que actuar, porque el estado piensa en todos nosotros, pero ellos piensan en sí mismos”.

Casi quintuplicado, el salario mínimo del país ronda los 2.100 pesos mensuales. Un aumento cercano al 525% en comparación con el anterior, que, según los mantuanos, choca con precios calificados como ilógicos. Productos como, el ajo, son considerados muy caros y, según los pobladores, generan excesivas ganancias para el vendedor y estragos en el bolsillo del cliente.

Yoanis, vecina de la villa refiere que, el ajo, se compra fuera del territorio en precios que después se multiplican cuatro o cinco veces. “Comprendo que no es un producto de la agricultura mantuana, pero no veo justo que valga hasta 60 pesos una ristra con cabezas del tamaño de un mamoncillo”.

En el sector privado, por lo general, las regulaciones dictaminadas por el Consejo de la Administración Municipal, se cumplen. Hay quienes venden por debajo de los precios topados. Así lo expresa Juan Carlos, carretillero que deja los tomates por debajo de lo pactado con el Consejo de la Administración.

“Yo vendo a 8 pesos la libra. El CAM la fijó en 10, pero yo sé que no da para más. Estamos en un pueblo con un poder adquisitivo mediano, y aparte de no ser justo, corro el riesgo de que se me eche a perder la mercancía”.

Van por la izquierda

Precios estatales de la gastronomía en Mantua

Otros están preocupados porque los llamados, por la izquierda han establecido la competencia a quienes sí pagan impuestos.

“El problema– dice Yosbel, un vecino de Mantua-  es que si los que venden por la izquierda encarecen las mercancías, ¿Qué queda para los carretilleros que sí pagan impuestos? Ese es un problema a resolver

Hay preocupaciones con el auto cierre de molinos de arroz privados. Personas que prefieren el anonimato alertan sobre el posible incremento del precio del arroz en los próximos meses. Cierto o no, la actividad molinera particular está en sus niveles históricos más bajos.

Según Eneida, una mantuana, (…) “lo hacen para elevar el precio por arriba de los 5 pesos fijados por el estado. Y después, o compras, o no comes arroz, como dicen muchos. Otros lo hacen para venderlo a personas de otros lugares, que siempre lo pagarán a mayor precio”.

A estas alturas el trabajo es la única fuente de poder adquisitivo para la mayoría en Mantua. Razón suficiente para proteger a los ciudadanos con el monitoreo constante de los precios.

“Estamos en un monitoreo constante- afirma Henry Domínguez Reyes,  Intendente municipal- porque el aumento de la proporcionalidad salarial, pensado para traer el bienestar de la población, no puede convertirse en el coto de caza de los que siempre hicieron del timo un medio de vida”.

Llegó el decreto 30 y mandó a parar

Aunque la calidad no es máxima, el precio del tomate todavía es bajo en Mantua

El decreto 30, promete ser una herramienta eficaz que tiene como objeto establecer las contravenciones personales, sanciones, medidas y procedimientos a aplicar por la violación de las normas que rigen la política de precios y tarifas.

Es la primera vez que aparece la figura del, precio abusivo, para designar a aquellos cuyos crecimientos están por encima de un rango razonable, en comparación con productos similares o dentro de la misma familia de productos- según reza el texto del decreto.   Es la oportunidad para frenar la escalada de precios especulativos, y proteger, con la fuerza de la legalidad, los fijados por la administración local a productos de primera necesidad.

Las personas ven acá la posibilidad de limitar, y eliminar operaciones de recompra, reventa o ambas, con el objetivo de obtener ganancias; tal es el caso de productos como cigarros y otros que, simplemente se revenden, sin tener un valor agregado.

En los próximos meses, la dinámica de la economía, las finanzas y la aplicación de instrumentos legales darán la última palabra. Por el momento, es bueno recordar que, los decretos y resoluciones solo serán mucho más efectivos en la medida en que la ciudadanía los haga suyos y contribuya a lograr los objetivos de este, aún joven proceso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image