Mayra Carmona: miembro de honor de la Academia de Ciencias de Cuba

Desde el inicio de los 80, en el siglo pasado, los hechos para Mayra no parecen ser circunstanciales, sino una perfecta consecución de sus acciones.

Los detalles: licenciada en Economía, profesora de la Universidad de Pinar del Río » Hermanos Saíz Montes de Oca» (UPR), jefa de Departamento Docente de Contabilidad y Finanzas, vicedecana docente, decana de la Facultad de Ciencias Económicas, Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Huelva, España, vicerrectora de la UPR, jefa del Grupo de asesores del rector de la Universidad y Directora de la Dirección de Calidad.

Entonces, las luces se extienden como una secuencia alucinógena entre cerca de 50 premios, distinciones y reconocimientos, 80 publicaciones y más de 100 ponencias en eventos nacionales e internacionales.

En cuatro décadas, Mayra Carmona González no conoce el placer del ocio. Creó proyectos científicos. Asesoró tesis de doctorado. Tutoró maestrías. Recibió la Orden Juan Tomás Romay. Mereció la medalla José Tey. Escribió para revistas. Publicó libros. Realizó investigaciones, muchas, entre estudios, metodologías, creación de modelos, auditorías, hasta completar una lista casi interminable.

Este año, desde el mes de abril, Mayra es una de las 22 Miembros de Honor de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), una de las instituciones más antigüas y prestigiosas del país en el campo científico.

¿Qué significa para usted ser parte de la ACC?

Constituye un enorme honor, compromiso e inmensa alegría merecer tan importante reconocimiento y así, poder compartir con tan relevantes académicos. Al mismo tiempo, representa un agradecimiento a todos aquellos que han contribuido con mi formación y desarrollo, entre ellos a mi familia y a la Revolución cubana: soy de Minas de Matahambre, antes de la revolución allí no existía una secundaria básica, ni posibilidades de estudiar para una mujer de origen obrero.

¿Cómo fue el proceso de selección para incorporarla como miembro de la Academia?

Fui propuesta por la Universidad a la Delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) de la provincia, pasado un tiempo, de la dirección de esa entidad, me comunicaron que había sido seleccionada en representación de Pinar del Río para que se valorara en la ACC. Los miembros se eligieron por el voto secreto de los integrantes actuales. Recientemente recibí el dictamen de la ACC, y además se publicó en el periódico Granma que junto a otros 21 compañeros, entre ellos Rosa Hernández de nuestra Casa de Altos Estudios, había sido seleccionada Miembro de Honor de la ACC.

¿Qué considera que pueda aportarle a la ACC?

Creo que contribuiré, modestamente, pero con total responsabilidad, ética y entrega a las tareas que se me asignen, aportando mis conocimientos.

¿Cuál debe ser el papel de la ACC en el contexto de hoy?

Incentivar las investigaciones y resultados que generen transformaciones o impactos en la esfera económica y social de nuestro país y que ayuden a la mejora de la calidad de vida de nuestra población.

El trabajo de las científicas es muchas veces invisibilizado, en la mayoría de los casos no existen referentes femeninos que motiven a niñas y jóvenes a dedicarse a la investigación científica, ¿cómo contribuir a la divulgación de la ciencia realizada por mujeres?

El rol de las mujeres se evidencia en toda la obra académica y científica de nuestro país, pero se requiere de mayor divulgación o un tratamiento en los medios de comunicación masiva que muestre el valor de la mujer cubana sin estereotipos, mujeres que enfrentan la labor académica y científica junto con el rol de madres, amas de casas y cuidadoras.

(Elizabeth Colombé Frías/UPR)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.