ONUPINAR: identidad cultural y preparación profesional

Cuando Lisett D. Páez Cuba cursaba su cuarto año de la carrera de Derecho inició la Primera Edición del Modelo de las Naciones Unidas de la Universidad de Pinar del Río Hermanos Saíz Montes de Oca.

Solo dos provincias del país, La Habana y Matanzas, en aquel entonces otorgaban a sus estudiantes la posibilidad de fungir como representantes diplomáticos en intercambios académicos sobre la actualidad internacional.

“Las sesiones se organizaban a través de dos comisiones denominadas como Asamblea General y el Consejo de Derechos Humanos con el propósito de desarrollar habilidades profesionales; incluso de fortalecer el dominio del idioma en el caso del inglés y el francés”, refiere Lisett; quien hoy se desempeña como Vicedecana de Investigación y Posgrado de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de la universidad vueltabajera.

Aunque hace casi dos años la COVID-19 impide la realización de actividades que prestigian a esta y otras universidades en Cuba; protagonistas de ONUPINAR aseguran que es una de las experiencias de mayor orgullo y satisfacción durante su tránsito por la institución.

 “Demanda disciplina porque no sólo representas un Estado, representas una cultura o varias, una idiosincrasia ajena y necesitas horas de preparación para ello. De ahí el respeto por la docencia para participar y a la par llevar las asignaturas. Nos aporta habilidades de negociación, oratoria, liderazgo, formación política, diplomacia, integralidad y socialización”.

Andro Lázaro Arias González, Secretario General de ONUPINAR

ONUPINAR, más de una decena de ediciones

ONUPINAR en sus XIII Ediciones ha contado con una actualización constante de los procedimientos en español e inglés, de las normas de protocolo y de ceremonia para la ejecución del cronograma del evento. Como particularidad los participantes confeccionan la resolución final de cada comisión; una oportunidad para enriquecer las herramientas de redacción de instrumentos jurídicos a pesar de pertenecer a diversos perfiles y facultades. 

Para Lisett los Modelos de las Naciones Unidas desde el ámbito didáctico expresan cómo los juegos de roles también influyen en sus modos de actuación profesional; así como en la preparación de la juventud con acciones en la práctica que llamen su atención.

“Disfruto mucho que los estudiantes, basados en un protocolo internacional, sean partícipes que defiendan la postura de cada nación, en ocasiones con el uso del vestuario típico de ese lugar. Pero más allá de la preparación científica, el respeto a la identidad y a la diversidad cultural en un espacio tan diverso constituyen un homenaje a los pueblos desde las universidades”, concluyó la también profesora del Departamento de Derecho.

Cada noviembre como parte de las celebraciones por el día del estudiante; la UPR se distingue con un nuevo encuentro de ONUPINAR. 

A pesar que el calendario anterior prescindió de la cita, la pandemia suscita a la iniciativa para que a finales del año los jóvenes retomen uno de los eventos de mayor transcendencia de la comunidad universitaria más occidental.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image