Pandemia y salud mental, a casi un año del brote

En marzo se cumplirá un año del momento en el que la pandemia golpeara nuestras vidas. Doce meses de incertidumbres, noticias esperadas en vilo y lucha enconada contra un virus que, en más de una ocasión saltó las barreras del conocimiento más avanzado y mató a millones de seres humanos.  Todavía lo hace.

En la gran batalla por prevalecer como especie, surgen consecuencias inevitables, de toda índole: mueren conocidos, padres, amigos… Pero hoy nos ocuparemos de una consecuencia más agresiva y sutil; me refiero al impacto psicológico de la batalla contra la COVID-19.

Tanto los que lo sufrieron, los que han tenido la suerte de no estar en sus garras y los que lo combaten tienen una cuota negativa sobre sus hombros, y posiblemente, no podrán deshacerse de ella en mucho tiempo.

Pandemia y salud mental

Personal médico en funciones. Consejo Popular Mantua

Lo profundamente objetivo es que la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus, transformó nuestras vidas. El distanciamiento, el cierre de centros educacionales y de trabajo, no solo cambiaron rutinas; también cambiaron la psiquis.

Son los crueles desafíos del momento, que afectan a todos por igual. Sentir estrés, ansiedad, miedo y soledad son constantes de nuestra existencia actual.

Individuos y comunidades distinguen la COVID-19 como un evento amenazante del que, los síntomas, la infección y los efectos del tratamiento, provocan congoja y mucha zozobra.

Hablan los psicólogos

Psicóloga Mireilys Alfaro Urquiola, Servicio de Salud Mantua

Mireilys Alfaro Urquiola, psicóloga del servicio de salud de Mantua sitúa pautas sobre un problema que ya merece observarse de cerca. “Las personas- dice– relacionan al coronavirus con la muerte y esa es la mayor causa de manifestaciones clínico-psicológicas. Así los individuos sufren insomnio, temores, crisis de ansiedad y pánico”.

Entre los grupos, a nuestro juicio, más vulnerables están los profesionales de la salud. Sometidos a presiones extremas debido a sus obligaciones y en contacto directo con la enfermedad y eventualmente, la muerte, están destinados a pagar un alto costo emocional.

El médico, la enfermera, los especialistas- afirma la doctora Alfaro Urquiola- cargan la responsabilidad y la exigencia por la vida de los que tienen a su cuidado. Sumemos a esto el cansancio físico y otros factores como la lejanía de los seres queridos.  Son retos que debemos asumir y tratar en el futuro inmediato, para que la efectividad de nuestros profesionales no disminuya”.

La COVID-19 exige adoptar medidas para propiciar cambios en lo cotidiano. Es necesario variar las actividades domésticas, los roles en la familia, rescatar juegos tradicionales que establezcan balances razonables entre las tecnologías y la diversión al estilo antiguo en fin, variantes creativas de sobrevivencia para que la salud mental se afecte lo menos posible, fundamentalmente en los más pequeños.

Cambios para vivir

Sistema de Salud Pública, la principal fortaleza está en el factor humano

Según expertos que ya escriben sobre el tema, la psicología cuenta con evidencia científica para afirmar que, gran parte de los problemas generados por la enfermedad pueden evitarse cambiando los comportamientos de las personas.

“Es indispensable tener en cuenta todos los factores antes mencionados. Muy pronto hemos de establecer estrategias de trabajo e investigación para la comprensión psicológica de la pandemia, los modos de actuación profesional y la experimentación con tratamientos que vuelvan a acercar a las personas a un estado de bienestar y regreso a la cotidianeidad”- concluye la especialista.

Son los retos de un tiempo que ha puesto a prueba la resistencia de los seres humanos. De un lado los enfermos, en otro, los que temen al contagio, y en el extremo salvador los profesionales de la salud, los distribuidores de alimentos y los que prestan servicios imprescindibles, dando la mayor batalla que conoce la humanidad contra un enemigo común.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image