Pareja infértil, cuando la naturaleza no deja alternativas

Pareja infértil y longevidad hoy van de la mano. Y es que avizorar los riesgos del envejecimiento poblacional, no solo implica plasmarlos en modelos estadísticos, es necesario trazar derroteros que contribuyan a solucionar un ya considerado, problema de grandes proporciones.

Expertos refieren que, a finales del presente año, el crecimiento de la jubilación en el país superará los ingresos al mercado laboral, y para fecha ya no tan lejana como el 2030, los ancianos entre 65 y 78 años superarán los 3 millones.

El 87 por ciento de las parejas jóvenes solo planean tener un hijo o dos, aunque esto último no es la regla. En ello influyen el contexto económico y los códigos de la modernidad, esta última impositora de la realización profesional, por encima de la concepción.

Doctora, Rosabely Cordero Díaz, Coordinadora Municipal del programa en Mantua

Pero las esperanzas no se pierden. Para los que anhelan un hijo y tienen dificultades para concebirlos existe la posibilidad de acudir a consultas de atención a la pareja infértil. Para la doctora, Rosabely Cordero Díaz, Coordinadora Municipal de este programa en Mantua, (…) “la consulta es importante, no solo porque inicia el ciclo de reproducción asistida, sino porque brinda a la pareja el apoyo psicológico necesario para cumplir la meta de procrear”.

Hasta el momento, el programa iniciado en septiembre de 2018, atendió 114 parejas en diferentes etapas de estudio. De ellas 16 esperan bebés y 11 ya dieron a luz.

“Los modestos resultados– afirma la doctora, Cordero Día- confirman el acierto de este proyecto, que no solo ha de verse en cifras respecto al nacimiento de niñas y niños; hay que verlo sobre todo en términos de amor.”

Los matrimonios que demandan estos servicios inician sus primeros pasos en la consulta municipal de fertilidad y planificación familiar. A la consulta acuden mujeres con dificultades para ovular, afectación a nivel uterino y tubo peritoneal, y hombres con afectaciones en la espermiogénesis.

Nuestra visita coincidió con la atención especializada a la joven pareja de Yoanis y Maikel. Por más de tres años han buscado un bebé y en estos días creen haber logrado la meta.

Yoanis, a punto de lograr sus sueños.

“Me han apoyado mucho para llegar hasta aquí”– dice ella. Él confiesa su gran anhelo por tener un hijo, y concluye: “Aquí lo que no se puede perder es la esperanza”.

Tanto la consulta municipal, como el Centro de Reproducción Asistida en la cabecera provincial permiten un control cuantitativo de la infertilidad en cada territorio. La doctora, Elianys Gómez Abreu, especialista en ginecología resume el éxito de este trabajo  por la vida.

Elianys Gómez Abreu, especialista en ginecología

“Siento una alegría muy grande cuando logramos un embarazo. Entonces sé que los esfuerzos del equipo no han sido en vano y que hemos contribuido con la felicidad de una familia”.

Y dice bien, pues el fomento de esta práctica de alta sensibilidad, contribuye a la realización personal de las parejas que buscan un bebé, y permite a la sociedad enfrentar el reto del envejecimiento.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image