Pollo a la jardinera, salsa picante y pepinos rellenos

En estos días es mucho lo que se habla de programas de cocina por detrás del telón, donde es muy fácil decir y donde quizás muchos tengan razón.

Desde hace tiempo, tal vez desde el mismo inicio de la TV en Cuba, los programas de cocina tuvieron un espacio. Por ejemplo, Ana Dolores Gómez, con La cocina en CMQ, en CMQ- canal 6, y Nitza Villapol, en Cocina al minuto, en CMBF-canal 4. No tan solo fue la TV la que divulgó los programas de cocina, también diferentes espacios de la radio, así como numerosas columnas en periódicos y revistas.

También encontramos variados libros de cocina que son verdaderas joyas. Entre las personas dedicadas a este tema me vienen a la mente los nombre de María Radelat de Fontanils, Carmencita San Miguel y Nena Cuenco de Prieto, entre otras muchas.

Revistas como Romances y Vanidades hacían suplementos que repartían entre las suscriptoras, al igual que comercios como El Encanto, firmas de marcas de equipos electrodomésticos y productos alimenticios que confeccionaban sus propios recetarios teniendo en cuanta sus productos de oferta y todavía en la actualidad se sigue esta práctica en el mundo.

Esto permitía que la ama de casa dispusiera de orientación y formas de hacer en su cocina, con un lenguaje claro, asequible, entendible. Y así aumentaban sus conocimientos y habilidades.

Esto lo demuestra la cantidad de libretas que confeccionaban las amas de casa, en muchos casos con recortes y en otras copiaban las recetas con su puño y letra, como se solía decir. Gracias a mi familia y amigas que me han obsequiado, dispongo de algunas. Libros siempre hubo, pero no siempre estaban al alcance de todas.

Hoy por hoy en el mundo existen programas de cocina y hasta canales completos dedicados al tema.

Sé que los programas de cocina hoy en la TV cubana son complejos, no es el caso de los tiempos de Ana Dolores y Nitza Villapol que muchos fabricantes y distribuidores ponían a su disposición su marcas y productos, como huevos El Liro, el pollo de El Caporal, leche condesada La Lchera, leche pasteurizada de la CIA. Lechera de Cuba, mantequilla La Hacienda, azúcar refino Aspuro, aceite El Cocinero, vinagre Elite, vino seco Edmundo, puré de tomate Libbys , mayonesa Dona  Delicias, vasijas de cristal Pyrex, equipos de cocina La Mariposa, detergente Tide, el jabón  Oso y un largo etc… Muchas de estas marcas eran productos cubanos con marcas cubanas que desgraciadamente se han perdido y no tan solo patrocinaban los programas, también libros y dejaban sus dividendos, es de suponer, a conductoras y escritoras.

Pero todas esas conductoras, al igual que las columnistas eran cubanas y cocinaban la cocina cubana.

¿Podrán imaginar ustedes que la televisión española, en España, se le ocurra contratar a un cocinero cubano, por mucho que sean sus conocimientos, para llevar un espacio dedicado a la cocina catalana, vasca o gallega…?

Y quiero llegar a lo que motiva este trabajo. La TV cubana en su canal estelar está trasmitiendo, Sabe Chef,  un programa donde cocinan aficionados, llevados de la mano por un chef español.

Cualquier semejanza con el programa español Master Chef celebridades, NO es pura coincidencia. Es una copia lamentable. No quiero decir que Master Chef se un mal programa, al contrario, es excelente programa español. Donde se habla el mismo lenguaje del pueblo español. Lo que se entiende a la perfección allá.

¿No tenemos suficiente capacidad creadora para hacer algo nuestro y mejor con  los cocineros del patio?, esos que más bien que mal o más mal que bien cocinan la comida cubana, muchos son magníficos. Y al final el programa en cuestión, ni música, ni recetas. Ni tarta ni mensaje. Como dirían nuestros abuelos Zapatero a su zapatoNi siquiera es simpático.  Entre invitados que no cocinan y de cuya buena fe se abusa, y la falta de carisma y de chispa del conductor.

Presentaban una empanada, nada de cubana, nunca de nuestros ancestros se hace una empana así como una empanada gallega, por lo contrario se prepara la masa, se toma una porción y estira con un rodillo o una botella, se le pone el relleno en el centro y se corta como una media luna apretando los bordes para sellarla y se le dan corte para que no exploten  cuando se está friendo en la manteca caliente y con los recorte se hacen esos ricos chibiricos que tanto gustan y se le  daban a los niños para dar tiempo a que estuvieran las empanadas, bien crujientes. Por lo general se rellena con picadillo, pasta de guayaba o queso.

Los programas de cocina en la TV cubana son pocos y efímeros, a pesar que muchos cocineros llegan a tener un grado de aceptación por su carisma, conocimiento y propuestas novedosas. Otros programas dedican espacio a la cocina, se trata de espacios inestables y no siempre duraderos.

Hay personas que debían defender más a los cocineros del patio y hacer un buen papel, pero se adolece de ellos.

Bueno, esta ama de casa, que como siempre digo, cocina y sabe cocinar, le trae algunas recetas que espero las puedan disfrutar. Pepino relleno, ajíes rellenos, salsa picante y pollo a la jardinera.

Todas esas recetas son del libro Delicias de la mesa, 1952, (la 12 edición) de María Antonieta Reyes Gavilán, ejemplar obsequiado a quien escribe esto por Lucía Martínez.

Pepinos rellenos

Pepino relleno
Pepino relleno. Foto: Gourmet.

Ingredientes (4 servicios):

Cuatro pepinos,  8 palillos, 1 taza de picadillo (cocinado ya o lo puede hacer), 2 huevos, 1 taza de pan, manteca o aceite, 4 cucharadas de salsa a gusto, pimienta y sal.

Preparación:

Lave los pepinos y póngalos en una cacerola a la candela con agua que los cubra. Dele un hervor. Sáquelos, déjelos enfriar y con cuidado lo pica a la mitad, extrae el centro, quedando dos canoas, rellénelas con el picadillo, vuélvalas a unir y sosténgalas con dos palillos.

Ponga una cacerola a la candela con grasa suficiente. Mientras, ponga los huevos en un plato y bátalos y en otro plato, ponga el pan rallado. Pase los pepinos primero por el huevo batido, luego por el pan rallado.

Cuando la grasa esté caliente póngalos a freír hasta que se doren. Sáquelos, escúrralos, salpimiéntelos y agréguele la salsa que guste o disponga.

Ajíes rellenos

Pimientos rellenos
Pimientos rellenos. Foto: Bonviveur.

Ingredientes (4 servicios):

Ocho ajíes pimientos, 8 palillos, 1 taza de picadillo (cocinado ya o lo puede hacer), 2 huevos, 1 taza de pan, manteca o aceite, 8 cucharadas de salsa a gusto, pimienta y sal.

Preparación:

Lave los ajíes y dele un corte en la parte superior con cuidado para utilizarla como tapa. Rellénelos, tápelos y asegúrelos con palillos. Lo demás se hace igual que como hacemos con el pepino. Pasándolo por el huevo y el pan rallado y se fríen, se salpimienta y se le añade la crema a gusto o que disponga, es otra forma de presentar el ají relleno.

Nota: Muchas veces nos queda un poquito de picadillo o de algo que se preparó y no le alcanza, bueno pude emplear para agrandar el relleno, huevo cocido, pan rallado, etc.

Otra forma de hacer estas dos recetas es al horno, después de pasarlas por el pan rallado se coloca en una bandeja de hornear previamente engrasada y se pone a hornear, cuando esté se hace lo mismo, salpimentar y la salsa por encima.

Salsa picante

Ingredientes (varios servicios):

Una taza de caldo (el que disponga). Una taza de vino (blanco, del criollo o vino seco), aceite, vinagre, 1 cebolla, ½ mazo de perejil, ½ cucharadita de nuez moscada, 1 cucharadita de mostaza, pimienta y sal a gusto.

Preparación:

Limpie y pique bien fina la cebolla. Lave y pique fino el perejil.

Ponga a la candela una cacerola con el caldo y el vino. Cuando empiece a hervir añádale la cebolla, el perejil, la nuez moscada, la mostaza, la pimienta y sal, mezclándolo todo bien y déjelo cocinar hasta que se reduzca  y quede una salsa a punto, bájela y agréguele aceite y vinagre a gusto.

Pollo a la jardinera

Pollo a la jardinera.
Pollo a la jardinera. Foto: Cocina delirante.

Ingredientes (4 servicios):

Cuatro muslos de pollo, 4 zanahorias, 1 cebolla, 1 cucharada de harina de pan, aceite o manteca la necesaria, 1 taza de caldo, ½ taza de vino blanco o vino seco, pimienta, sal y nuez moscada a gusto.

Preparación:

Limpie, lave y dele un corte a los muslos para que penetren bien los aromas. Lave y pique la zanahoria en ruedas finas. Limpie y pique la cebolla en ruedas finas.

Ponga una cacerola a la candela con la grasa necesaria para dorar el pollo, cuando esté, agregue la cebolla y la zanahoria.

Mientras, prepare en otra cacerola a la candela el caldo, diluyendo el vino en el la harina de pan. Cuando empiece a hervir viértalo sobre el pollo, déjelo al fuego y sazónelo con la nuez moscada, la pimienta y sal. Hasta que se reduzca el líquido y quede una salsa a gusto.

Nota: Recuerden que en estos años se usaba el vino para cocinar, hasta que surge el vino seco que es muy cubano, a pesar que ya se hace y se comercializa en otras partes.

Fuente Cubadebate
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.