¿Qué tan efectivas son las mascarillas faciales para evitar la COVID-19?

La demanda de mascarillas faciales ha aumentado a raíz de la pandemia de la COVID-19 en el mundo. Es muy común ver a ciudadanos portando este accesorio en la calle, en el transporte público e, inclusive, en los supermercados.

Pero, ¿qué tan efectivas son para prevenir el contagio de la nueva cepa del coronavirus?

De acuerdo con la guía más reciente de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos;

«Una parte significativa de las personas con coronavirus carece de síntomas («asintomáticos») e incluso aquellos que; eventualmente desarrollan síntomas («pre-sintomáticos»), pueden transmitir el virus a otros antes de mostrar síntomas».

Debido a esto, los CDC recomiendan «usar cubiertas de tela para la cara en entornos públicos donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener (por ejemplo, supermercados y farmacias), especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa».

Distintos trabajos científicos han abordado la cuestión y han analizado la efectividad de las mascarillas profesionales y las caseras.

Un estudio publicado en la revista Plos One en 2008 ya sostenía que el uso de cualquier tipo de mascarilla podía ser útil para reducir la exposición viral y el riesgo de infección.

Si bien las mascarillas sanitarias son útiles, las compras de pánico han provocado que su demanda aumente y que su precio se eleve a más del doble o triple del costo original.

Otro factor a considerar es que en muchos países primermundistas se ha convertido en un desecho irresponsable; ya que cada vez es más frecuente ver en estacionamientos y lugares públicos concurridos, mascarillas y guantes tirados en la vía pública probablemente contaminados.

Leer también: ¿Los animales de compañía son una amenaza ante la COVID-19?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image