Responsabilidad familiar, la importancia de educar en el hogar

El traslado de las actividades docentes hacia el hogar por la propagación de la pandemia demanda de una mayor atención de los familiares que con anterioridad complementaban las tareas de los centros educativos.

Con el inicio del período lectivo a distancia el proceso docente requiere de un cuidado prioritario para favorecer el aprendizaje en todas las enseñanzas, fundamentalmente en las edades que inician la etapa escolar.

En la provincia de Pinar del Río un total de 36 mil 725 estudiantes se encuentran en la enseñanza primaria, de ellos más de seis mil 300 cursan el primer grado; un período imprescindible en el que los niños comienzan a leer y escribir.

Paola Hernández Palomino es una de las alumnas de primer grado del seminternado Conrado Benítez de la ciudad pinareña. Sus padres aseguran que la dedicación ha sido constante desde que el canal territorial Tele Pinar transmite las videoclases.

“Procuramos mantener el horario como si asistiera a la escuela para recibir las teleclases cada mañana. No solo el momento de orientación, sino las actividades sistemáticas que le suceden durante el día; donde nosotros y su abuela somos los encargados de guiarla para que pueda aprender según el cronograma escolar”.

Idalmis Palomino, madre de Paola.

Importancia de mantener los horarios y la sistematicidad escolar desde el hogar

El seguimiento de las teleclases y el estudio son fundamentales para quienes permanecen en el hogar. En esta etapa la familia desempeña un rol protagónico en la educación de los pequeños; afirmó la psicóloga Ilein Morales Ramos, especialista del Programa de salud mental en Pinar del Río.

“Dentro de las funciones de la familia en el hogar destaca la educativa; relacionada con la transmisión de valores con el complemento de la labor de socialización; y también como un espacio de extensión de los aspectos comunicativos formales de las instituciones escolares. Para ello los padres deben fortalecer el estudio en la rutina diaria y establecer actividades que permitan un espacio de recreación y descanso”.

Ilein Morales Ramos, especialista del Programa de salud mental en Pinar del Río.

Mantener la sistematicidad en el aprendizaje resulta esencial para evitar consecuencias negativas, toda vez retomen el curso en las instituciones de educación, acorde con la situación epidemiológica del país.

Y es que “pueden sufrir trastornos de adaptación escolar, problemas a la hora de enfrentarse a las asignaturas, consecuencias que pueden surgir al no contemplar el estudio como actividad rectora. Es importante seguir en el hogar una rutina que se parezca al espacio de la escuela para que el niño no pierda el hábito del estudio, sobre todo aquellos que comienzan”, refiere Morales Ramos.

La planificación adecuada desde el seno familiar puede beneficiar el aprendizaje de los alumnos que hoy no asisten a las aulas por la COVID-19.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image