Rogelio: Un ciclón desde el Box

Nadie, solo él sabía hacer desde el box lo que pocos en su tiempo lograban. Rogelio García, «El ciclón de Ovas», era capaz de cambiar los tiempos, ponchar a su antojo, dominar cada situación desde la lomita.

Ese dúo inseparable entre Juanito y Rogelio impresionaba a cualquiera. Poseía un arsenal de lanzamientos, ostentaba la sabiduría de un gran pitcher.

Como atleta consagrado su tenedor capaz de recetar ponches, tras ponche hasta llegar a 2509, que hoy son toda una utopía para muchos, le acompañó toda la vida.

Rogelio demostró y demuestra que es amigo de sus amigos, ferviente apasionado de la pelota. Padre, abuelo y esposo amoroso. Cada una de sus epopeyas tiene implícita la impronta de su familia.

El hijo ilustre de Ovas, el hermano de Guerra, el alumno de Cortina hoy está de cumpleaños. Una fiesta diferente pero necesaria.

No estará Giraldo para gritarle desde el campo corto. Tampoco el flaco Costa, para dar la palmada alentadora. Pero tiene a su pueblo. Todo esto lo sabe Rogelio, por eso prefiere la tranquilidad del hogar, el reposo filiar, la observancia ante los últimos hechos beisboleros del país.

El 22 más veloz de Pinar del Río nunca flaqueo, no lo hará ahora, cuando más lo necesita la pelota cubana.

Rogelio no sólo lleva el decoro de muchos hombres, lleva el honor de sus hermanos que ya no están, le acompaña la valentía de sus parciales, ostenta la hidalguía de los cubanos que han aplaudido cada uno de sus abanicadas. Hoy celebra la vida y con él, también su pueblo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image