Soberana 02, visión de un país

Soberana 02 es la visión de un país. El fármaco cubano se alza ante la oscura mirada de un mundo signado por las máscaras, el dolor, la incertidumbre y las elevadas cifras mortuorias.

Los que leyeron, “Diario del año de la peste” de Daniel Defoe, o los sobrevivientes de la gripe española, responsable del deceso de 50 millones de personas, sabían qué pasaría. En la barriga de los aviones, en la saliva, en la sonrisa o en los pliegues de las ropas, salió el Nuevo Coronavirus de Wuhan. Después la escalada fue imparable.

Pero el mundo ya estaba enfermo. Entre 2017 y 2018, unas 61.000 personas murieron de influenza y 45 millones enfermaron. Desde el 2019 y hasta el momento, solo en los EE UU 15 millones de personas contrajeron la influenza. 8.200 murieron a causa de ella.

Así ingresamos en la terrible senda de la COVID-19, justo en el albor del tercer decenio del siglo XXI, con la visión apocalíptica de miles de muertos, la caída estrepitosa de la economía mundial y la cada vez menor capacidad del orbe para dar una respuesta efectiva.

Soberana 02, la esperanza

Miles pensaron que llegó el fin de los tiempos, pero una isla pequeña del Caribe, podría cambiar el estado de las cosas. Trump castigó a Cuba con las medidas más inhumanas que pudo construir su febril imaginación. Aspiraba rendir al país por el flagelo del hambre y la desesperación de sus habitantes. Pero la isla rebelde, no solo resistió- y resiste- también apareció ante el mundo con cinco candidatos vacunales contra la COVID-19.

Una hazaña sin precedentes, solo posible en el contexto de un modelo socialista, capaz de movilizar recursos humanos y materiales en función de las grandes metas de contenido social y humanitario.

Para muchos en el planeta, Soberana 02 es la joya de la corona. La vacuna desarrollada por científicos cubanos entró en la fase final de pruebas este mes de abril. Hasta el momento los resultados sobrepasan la barrera de lo alentador.

El medicamento es inyectable, y se prevén dos dosis de aplicación, con intervalos de dos semanas cada una. Una de sus características más significativas, aparte del hecho extraordinario de la inmunización, es que Soberana 02 está hecha a prueba de los escenarios físicos más desfavorables para un fármaco de su tipo: según sus creadores, no necesitará congeladores para su conservación.

El hecho posibilitará la aplicación del fármaco en cualquier circunstancia y el avance rápido y coherente de una campaña de vacunación con mínimos recursos y máxima efectividad.

Epílogo para una lucha justa

En entrevista a la Doctora, Dagmar García Rivera, directora de Investigaciones del Instituto Finlay de Vacunas, la científica explicó los resultados que sostienen el éxito promisorio de Soberana 02, ahora en su tercera fase de ensayos clínicos.

“En la Fase II encontramos que, después de dos dosis, el 81 % de los sujetos son respondedores y llamo la atención que en este 81 %, que sube a 96 % después de la tercera dosis, incluye población de 60 a 80 años”.

Dagmar García Rivera, directora de Investigaciones del Instituto Finlay de Vacunas

Nadie duda en Cuba que, Soberana 02 es la visión tangible del comandante Fidel Castro, principal impulsor de la industria biotecnológica cubana.

Las capacidades creadas durante décadas hicieron posible combatir la pandemia con medicamentos propios y contar, casi a la vuelta de la esquina, con vacunas que permitirán la inmunización de la población antes que finalice el año, señalaron científicos participantes en los proyectos vacunales.

Cuba tiene una historia distinguida en el desarrollo de vacunas.  La isla produce el 80% de las demandas del Programa Nacional de Inmunización, un hecho que asienta la idea de su capacidad de producción.

Según datos de la prensa digital, el estudio con Soberana 02 incluyó a más de 40 mil ciudadanos y se extendió a 150 mil trabajadores de salud de La Habana.  

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image