Soberanía alimentaria, el paso decisivo de Mantua

La soberanía alimentaria figura entre las prioridades del estado cubano. En términos simples, es la capacidad de producir alimentos de manera sostenible y propiciar que la ciudadanía acceda a formas de nutrición balanceada y nutritiva.

El concepto pasa por el reconocimiento de la diversidad y el respeto a las tradiciones productivas. Las comunidades mantendrán sus costumbres y modos de hacer, con arreglo a la ciencia y la técnica y en sintonía con el medio ambiente.

«El municipio define su propio perfil de soberanía alimentaria.  Ya se trabaja en el diseño de un sistema de producción y comercialización que, además, se basa en la promoción de una cultura nutricional en pro de la salud de la población».

Henry Domínguez Reyes, Intendente de Mantua

Patieros, expresión de soberanía alimentaria

Soberanía alimentaria, el paso decisivo de Mantua
Coles en los campos de Montezuelo

Por el momento, y mientras se organizan los elementos teóricos y jurídicos, los patieros representan un destello de la soberanía alimentaria en Mantua. El movimiento lo conforman individuos y familias, con el apoyo de entidades agrícolas y de capacitación.

«Los patieros son la alternativa del barrio. No hay un pedazo de tierra o un jardín que no produzca alimentos en la comunidad. Ellos representan una parte inexplorada que pronto tendrá un gran peso en la alimentación de las zonas urbanas «.

Yoel Valdés Miranda, coordinador municipal de los CDR

Desde el punto de vista educativo, el cultivo en patios y parcelas aúpa valores aletargados relativos a la mentalidad productiva. También estimula el consumo de alimentos que, en determinado momento, salieron del espectro tradicional de la cocina cubana.

«Yo creo que descargan al estado- concluye Valdés Miranda- de una carga difícil, o por lo menos la alivian».

Entre las temáticas transversales de la soberanía, figuran el aumento de la producción de granos y frutales que sustituyen importaciones millonarias y contribuyen con la industria local para obtener productos de alta calidad e inocuidad, a la par de minimizar las pérdidas por desperdicios.

En esta primera etapa es necesario diseñar un sistema efectivo a nivel local, que conduzca a la soberanía alimentaria. El mismo debe basarse en el concurso del sistema educacional, las instituciones culturales y la participación de los medios de comunicación que contribuyen a plantar saberes, procedimientos entre los actores del cambio.

«En la práctica la soberanía alimentaria se manifiesta a través del Programa de Autoabastecimiento Municipal. Éste impulsa el acceso mensual de cada ciudadano a unas 30 libras de alimentos, entre los que figuran viandas, hortalizas, granos y frutas. Pero el referido programa, sin los atributos de un nuevo diseño, no ha mostrado los resultados esperados».

Henry Domínguez Reyes, Intendente de Mantua

Cambios para una alimentación soberana

Soberanía alimentaria, el paso decisivo de Mantua
Campesinos de Mantua cosechan frijoles

«La soberanía alimentaria demanda cambios profundos en la manera de ver la su desempeño desde lo local. Conceptos arraigados como la dependencia casi exclusiva de productos químicos y la no introducción profunda y acelerada de la ciencia agronómica en el surco, no favorecen la soberanía alimentaria».

Ingeniero Antonio Ordaz, Delegación de la Agricultura

No menos importante es tomar en consideración la presencia del bloqueo comercial y financiero del gobierno estadounidense contra el país. Por tal concepto, la limitación de recursos materiales se manifiesta con fuerza en el campo, donde ha de ocurrir la transformación.

En este punto entran en el ruedo factores hasta ahora largamente mencionados y poco recurridos, como la recurrencia a la agricultura orgánica, la ecología y la sincronización total con la naturaleza y sus «nuevos» ciclos climáticos.

Se debe avanzar en la organización científica de las áreas de cultivo y forraje; de las mejores tierras para granos, viandas y frutales. Se debe consolidar la mentalidad científica del campesino en tiempos muy diferentes a los de anteriores generaciones. Pero sobre todo, se debe enseñar a planificar, desde la parcela hasta la tarima, todos los elementos del proceso productivo.

Algo se avanzó hasta la fecha. Por el momento los territorios promueven acciones básicas para engranar las estrategias de desarrollo municipales con sistemas alimentarios sostenibles y soberanos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image