Te extrañaré mucho maestro querido…gracias por todo

De niño, me soñé siendo como él. Junto a mi padre, todas las tardes, le escuché por radio la voz de timbre sin igual, la dicción perfecta y la sugerente entonación. Lo deseé maestro y lo tuve. Lo tuvimos todos los que intentamos, desde la juventud, ser hablantes profesionales.

No hubo error al aire que Benítez no cazara con una flecha de consejos y sugerencias. Transmitía en vivo yo y él estaba al asecho. Gracias a su látigo con cascabeles en la punta, al que Martí convocó cuando de crítica se tratara, procuro aún pulir las zonas oscuras de un arte subestimado, pero de extrema complejidad e impacto social.

Tanto sufrió él cada vez que la ignorancia le profirió sables envenenados a la obra de los artistas de la expresión oral… tanto padeció cada vez que alguien, incluso sin quererlo, mostró una actuación desacertada frente a cámaras y micrófonos…

Hasta el último momento sirvió a la causa que más amó: hablar correctamente por radio y televisión. Durante varias semanas, recientemente, dialogamos con frecuencia por teléfono, oyéndole yo en el timbre los valores de su experiencia y saber.

Enfermo como estaba no se negó a evaluar, a buscar la justeza de la crítica en equilibrio con la alabanza. Exigente siempre, pero siempre cabal… hizo lo que supuso correcto e imperioso: lustrar, a golpes de entrenamiento, estudio, tiempo, sacrificios y constancia… el camino de sus alumnos.

Hoy es un día de profunda tristeza para la locución cubana y pinareña. El gran Jesús Benítez: paradigma de locutores, torrente de maestría, virtud para la comunicación… partió con destino a otras dimensiones y me deja en el pecho un hueco hondo, casi parecido al que mi padre abrió, siendo amigos como fueron ellos, cuando, también en medio de la naciente noche, se marchó silencioso al cielo.

La cátedra de locución en Vueltabajo, igual que lo honró siendo su presidente honorífico hasta el final de la vida, más allá de ella lo reverencia. Te extrañaré mucho, maestro querido. Gracias por el rigor, gracias por el amor… gracias por todo.

(tomado del perfil de Facebook de Luis Hidalgo Ramos)

En Video: Entre tú y yo con el maestro Jesús Benítez Rubio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image