Portada » Alexei Ramírez: «La inspiración somos todos»

Alexei Ramírez: «La inspiración somos todos»

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Correo Electrónico
Imprimir
El regreso de Alexei Ramírez le ha permitido llegar a la cifra de 100 jonrones en Series Nacionales, y superarla. Foto del autor

Dicen que su presencia ha sido una de las claves para que Pinar del Río esté hoy donde está y que ha servido de motivación a veteranos y a novatos de un equipo que el año pasado terminó en el lugar 14 de la tabla de posiciones.

Pero, con una modestia que no cabría en ningún estadio del mundo, Alexei Ramírez asegura que solo es un atleta más, comprometido con la causa de los Vegueros y que, en un deporte como el beisbol, «la inspiración somos todos».

Tras una trayectoria larga y exitosa en grandes ligas, su decisión de volver a jugar en Cuba constituye una de las noticias más difundidas de esta Serie Nacional.

Cuenta que vino a cumplir el sueño de su tío, que le había pedido verlo otra vez con la selección pinareña y que le ha sorprendido el afecto con que lo reciben dondequiera que va.

«Es una cosa increíble. Siempre pensé que me tratarían con cariño, pero ha sido mucho más de lo que esperaba».

No solo le ha sucedido en Pinar del Río. «En cada estadio que he ido me han dado ese reconocimiento. La gente me saluda, me paran, me piden fotos. Es algo que hay que vivirlo y estoy muy contento y muy agradecido por eso».

Un average de más de 370, con 14 jonrones, 15 dobles y 66 carreras impulsadas, hablan por sí solos de su contribución al equipo y del enorme talento deportivo de alguien que ya había concluido su carrera y que apenas tuvo tiempo de entrenar.

«Hacía seis años que ya no estaba en el beisbol organizado. Solo me mantenía jugando pelota o softbol los domingos. Lo que tuve de preparación para esta serie fueron dos semanas».

A pesar del viejo refrán que asegura que lo que bien se aprende nunca se olvida, Alexei advierte que no es lo mismo salir un día al terreno, que durante un torneo completo de 75 partidos.

«Por eso creo que las cosas han salido mejor de lo que yo esperaba. Gracias a Dios me he mantenido bien de salud y he podido ayudar a los muchachos».

Entre la selección pinareña con la que participó en siete temporadas antes de salir a probarse en el mejor beisbol del mundo y la que ha encontrado a su regreso, reconoce que hay diferencias marcadas.

«Aquel era un equipo más consolidado, con peloteros más consagrados, con más oficio, como digo yo. Y en este, la mayoría de los muchachos tienen 20 años. Son etapas diferentes. Sin embargo, son jugadores que están entregándolo todo en el terreno».

De la actuación de los Vegueros en la temporada, no puede estar más satisfecho.

«Me siento súper contento porque todos están dando el máximo, jugando fuerte y mira como llenan el estadio».

Ni su historia de ex big leaguer, acostumbrado a otro tipo de condiciones, ni el hecho de doblarles la edad a la mayoría de sus compañeros, han sido obstáculos para su integración al conjunto verde.

«Con los más veteranos como William Saavedra ya había jugado. Siempre los llamaba cuando llegaban a los play off, les daba consejos y manteníamos esa química.

Y los jóvenes hacen que uno se contagie con su energía, se sienta más alegre y más motivado. Trato de estar a la par de ellos y nos ayudemos unos a otros».

Su relación con Luis Giraldo Casanova también ha estado entre las notas distintivas de esta serie, a partir de las declaraciones del «señor pelotero» de que fue llamado al equipo a pedido de Alexei.

«Casanova no necesita presentación. Es alguien que ha entregado todo por la provincia y el país. Y también creo que es el mejor entrenador de bateo que existe en Cuba en la actualidad. Entonces, ¿quién mejor que él para tenerlo al lado mío?

Uno pudiera pensar que quien ha estado nueve años en grandes ligas ya se las sabe todas. ¿A estas alturas de la vida, qué te puede quedar por aprender?

«Todos los días uno aprende algo diferente y en el caso de Casanova, siempre hemos mantenido la comunicación y somos muy cercanos.

«Una vez fue a un partido mío en Estados Unidos y me corrigió muchos errores.

(Tomado de Granma)

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas

El pinareño Hugo Franco pone a Cuba en París

Cuando parecía más lejana la meta entre 114 arqueros de todo el mundo, el pinareño Hugo Franco sacó su temple en Antalya, Türkiye, para obtener una de las cinco cuotas

Scroll al inicio