Portada » La bancarización es una respuesta estratégica a una necesidad del sistema bancario

La bancarización es una respuesta estratégica a una necesidad del sistema bancario

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Correo Electrónico
Imprimir

Para continuar informando sobre los pasos en el proceso gradual de bancarización y pagos electrónicos en el país, comparecieron en la Mesa Redonda de este miércoles, autoridades del Banco Central de Cuba, el Ministerio de Comercio Interior y la Oficina Nacional de Administración Tributaria.

Al intervenir, Alberto Quiñones Betancourt, vicepresidente del Banco Central de Cuba (BCC), insistió en que la bancarización es una solución a un conjunto de realidades que se presentan hoy en ese ámbito.

“Es un punto de partida muy importante en el análisis. O sea, y lo explicamos en la Mesa anterior, hoy el servicio de nuestras oficinas es un servicio crítico por varias razones, principalmente por la creciente demanda de efectivo contra unos ingresos efectivos que no respaldan el quehacer que tiene que hacer cada una de las sucursales”, explicó el funcionario.

Por lo tanto –dijo–, “impone un mayor nivel de necesidad de flujo, organización, una logística… De ahí que, entre otras acciones, la bancarización es la respuesta estratégica a esta necesidad que tiene hoy nuestro país de un sistema bancario tecnológicamente más avanzado, que dé respuesta creciente a cada uno de sus clientes y, sobre todo, en esa gran amplitud que hoy día tenemos de clientes, o sea, entre personas naturales, empresas estatales, diferentes actores económicos: una nueva gama de clientes con necesidades diferentes, cada cual con sus facilidades desde el punto de vista financiero, y es hacia donde el banco da una respuesta”.

La bancarización “que es un proceso inicial, de información, de ir a cada uno de los clientes en ese acompañamiento que hemos mencionado para conocer sus necesidades, explicar las facilidades determinadas, es lo que hemos iniciado en este mes de agosto, un mes complejo. Lo entendíamos también cuando se proponía, pero era necesario comenzar este proceso”.

Un proceso que –agregó Quiñones Betancourt– debe dar paulatinamente un nivel de respuesta, “pero también nos ha dado un nivel de información y posibilidad de conocer a cada uno de los clientes, entender las necesidades que tienen y, por lo tanto, adecuar determinados niveles de servicio que ofrecen nuestras sucursales”.

Ante la interrogante de por qué comenzar ahora, el vicepresidente del BCC explicó que se escogió el mes de agosto, pero es un proceso en el cual se venía trabajando.

Añadió que ante la tensa situación en el servicio del sistema bancario, seguir esperando podría hacer más complejo el escenario.

Era necesario implementar, dar a conocer esta estrategia de bancarización, respaldada por la norma. Pero este es un proceso gradual, que tendrá el tiempo que sea necesario para implementarlo y avanzar más rápido cuando estén creadas las condiciones, en cuya creación también tenemos que avanzar.

“Lo que estamos es proponiendo un grupo de acciones para el mejoramiento de la relación con el cliente, siempre con la persona en el centro de cada una de las preocupaciones, en el centro de servicio que tienen que dar nuestras oficinas bancarias para ese mejoramiento, para esa calidad de vida que necesita nuestra población”.

Quiñones Betancourt refirió que era necesario en el mes de agosto informar “todo este trabajo que seguiremos haciendo, porque entendemos que existen muchas dudas, partiendo de que son temas muy complejos, pero que también el nivel de educación financiera que tiene nuestra sociedad es muy bajo, incluso también el de nuestros trabajadores bancarios”.

De ahí que estos últimos están siguiendo un gran proceso de capacitación, “porque también tienen que trasladar este proceso de forma óptima y eficiente, de una forma concisa a cada uno de los clientes que tiene la sucursal”, enfatizó.

“Por eso partimos en agosto en este proceso gradual, un primer proceso de acercamiento, de acompañamiento. Ninguna de las acciones que están hoy recogidas en la Resolución 111/ 2023 del BCC están ya aplicadas de inmediato, a no ser otras acciones organizativas que sí tuvimos que tomar y que más adelante comentaremos”, sostuvo.

Al referirse a una de las preocupaciones más frecuentes de la población, el funcionario señaló que no desaparecerá el efectivo. 

“El efectivo es uno de los medios de pago autorizados por el Banco Central, en conjunto con otros instrumentos de pago. Por lo tanto, coexistirá con los demás instrumentos de pago. Este proceso de bancarización lo que viene es a estimular de forma creciente el uso de los instrumentos de pago digitales, en los canales electrónicos”, aclaró.

¿Por qué se da prioridad a los canales de pago electrónico? Quiñones Betancourt precisó que “porque son canales eficientes, seguros, rápidos,  cómodos y, por lo tanto, todo eso da una respuesta necesaria para cada uno de los actores de la economía. Y con el nivel que han adquirido los precios, con la inflación, etcétera, se hace cómodo trabajar a través de las vías electrónicas.

“Pensemos, por ejemplo, en un actor económico, en esas grandes transacciones que tienen que hacer todos los actores económicos que necesitan montos altos.  Entonces es un proceso que es lógico, que debe transcurrir sobre instrumentos de pago que sean más seguros y más eficientes y eso está hoy regulado también por el Banco Central de Cuba”.

Sobre las limitaciones en la extracción de efectivo, el funcionario explicó que antes del 2 de agosto, cuando se informó sobre la resolución y el inicio de este proceso, ya había limitaciones para las personas naturales.

“No eran visibles, porque era un contexto que se estaba desarrollando en cada municipio, en cada localidad, porque en el servicio existían limitaciones. ¿Qué es lo que sucede a partir del día 2 de agosto?: la Resolución 111. Los sujetos de la misma son los actores económicos y en su articulado están explicados cuáles son cada uno de estos, porque las personas naturales no tienen ninguna afectación con relación a la 111.

“Puede suceder que haya un actor económico que también tiene su cuenta personal, y son cosas que no podemos ligar. Es un proceso también en el que hemos venido trabajando: que usted tiene que tener tarjeta como actor económico, incluso hasta un trabajador por cuenta propia.

«Entonces, debe tener su flujo financiero como trabajador por cuenta propia y, a partir de ahí, sus ganancias las irá trasladando a la persona natural y actuará como persona natural. Separar esto es muy importante, porque empezamos a confundir cosas que son para los actores económicos y cosas que son para las personas naturales”, comentó.

Agregó que los límites administrativos que se han impuesto en algunas sucursales, por las condiciones logísticas que tienen para un servicio más amplio, a una mayor cantidad de personas, irán desapareciendo.

“¿Cuál es el límite que no desaparece? El de los 5 000 pesos para los actores económicos”, apuntó, y confirmó que este límite puede variar en dependencia de la situación concreta que tenga determinada sucursal, la situación en la logística para atender a sus clientes.

Comentó que en un recorrido hecho este domingo por el ministro del BCC, se constató que había sucursales de un mismo municipio que tenían límites de 5 000 o 6 000 pesos y otras que tenían menos.

“No son violaciones. El presidente de los bancos tiene esa facultad, y a su vez han estado controlando el tema, pero revisándolo puntualmente con la necesidad y la logística que se tenga. Puede ser que un día sea más y las condiciones mejoren, porque hay más depósito, principalmente más depósito de efectivo. Eso le daría a la sucursal la posibilidad de tener mayor capacidad para enfrentar más público, para enfrentar un límite mayor”, dijo.

Quiñones Betancourt insistió en la gradualidad del proceso y en que se va a avanzar más rápido en aquellos lugares donde estén creadas las condiciones.

“En este momento, estamos revisando, haciendo el levantamiento, de dónde están esas condiciones. Donde no estén, vamos a ver cómo hay un trabajo conjunto con diferentes organismos, que estarán también próximamente explicando su rol en este proceso”.

Subrayó que todos los actores económicos están en igualdad de condiciones, “sea una empresa estatal, una mipyme, una CNA o un trabajador por cuenta propia. También hay otros actores económicos, pero nos referimos a estos por el alcance que puedan tener”.

Recalcó que el efectivo no desaparece y “los problemas que hoy existen en nuestras redes sucursales responden a un problema coyuntural al que se le irá dando respuesta paulatinamente, a medida que también se implementen otras acciones logísticas, como un mejor servicio tanto en la red de cajeros automáticos como en las necesidades que puedan tener las personas naturales en su manejo con el efectivo”, apuntó.

Comercio interior con pagos electrónicos en 70 por ciento de sus establecimientos

Al intervenir en el programa televisivo, Inalvis Smith Lubén, viceministra de Comercio Interior, se refirió al avance del proceso de bancarización en la red de comercio y servicios en el país.

Aclaró que este proceso no comenzó en el sistema del Mincin con la entrada en vigor de la Resolución 111, sino que se venía implementando desde antes, a partir de la gradualidad de las propias medidas asociadas a la bancarización y el comercio electrónico, y como parte del perfeccionamiento del comercio minorista de subordinación local, donde se han concentrado los mayores esfuerzos en los últimos años.

Se ha realizado un despliegue de las plataformas de pago que hoy alcanza alrededor de un 70% de los establecimientos del comercio interior en el país: unidades gastronómicas, de servicios personales y técnicos, de alojamiento y bodegas. Estas últimas son las que tienen el mayor despliegue. 

“En este aspecto no estamos hablando de las cadenas de tiendas que venden en CUP en cuanto al nivel de despliegue, aunque en estas sí se ha trabajado para que progresivamente se incorporen al proceso de bancarización”, dijo.

Explicó que se priorizó la implementación en las bodegas, pues son los comercios de mayor afluencia de público y también porque la bancarización ayuda al control interno y transparencia en las operaciones de esos establecimientos.

Particularmente en el municipio Plaza de la Revolución, en La Habana, además de las plataformas y los incentivos para fomentar el uso de los canales electrónicos de pago, se está haciendo un pilotaje para vincular la bonificación a la población y también al trabajador de comercio.

La viceministra de Comercio Interior afirmó que a partir de la entrada en vigor de la Resolución 111, el Mincin ha ampliado estos servicios al resto de las actividades y actores económicos, garantizando que en ellos exista la opción de pago electrónico.

Señaló que aunque el pago en efectivo se mantiene, el Mincin irá asegurando gradualmente el pago electrónico en cada uno de los establecimientos estatales y no estatales. 

De acuerdo con la viceministra, hay insatisfacciones en la población y en los trabajadores del Mincin, identificadas mediante los sistemas de monitoreo y seguimiento.

Desde la entrada en vigor de la resolución, se reporta una mayor afluencia de la población a los establecimientos para pagar por los canales de pagos electrónicos.

También ha habido resistencia de los propios trabajadores a utilizar estas modalidades de pago, por lo que –dijo– se deben ampliar las acciones de comunicación y capacitación hacia ellos.

Smith Lubén recordó que en las bodegas existe para el consumidor la opción de pago por código QR y el servicio de caja extra, y que se trabaja para ampliar la informatización de esos establecimientos para eliminar procesos que hoy se realizan de manera manual y que ralentizan las filas para comprar.

La viceministra informó que existen plataformas de comunicación para que la población envíe sus dudas, quejas y sugerencias, las cuales son atendidas por el Ministerio y trasladadas al Gobierno local, y se aplican medidas correctivas sobre aquellos establecimientos que incumplan con lo establecido.

Estas vías de comunicación son la línea única, el sitio web del Mincin y la página de Facebook del organismo.

Consideró que el proceso de bancarización conlleva un cambio de mentalidad, “pues son muchos años trabajando con efectivo y puede existir un cierto nivel de inseguridad entre los propios trabajadores. Pero estamos llamados a todos los días trabajar diferente, ir evaluando las tendencias, y avanzar, ahora de manera más acelerada, hacia la bancarización”.

Al finalizar su intervención, la viceministra de Comercio Interior afirmó que se ha diseñado un sistema de estimulación por resultados del trabajo, aún en evaluación, en el cual, además de la comisión bancaria que se cobra, hay un determinado porciento que va a un fondo.

A partir de determinados indicadores que están previstos, este se distribuye al final del mes en correspondencia con la cantidad de pagos electrónicos que haya realizado el dependiente.

Bancarización contribuirá a disminuir la evasión fiscal

En otro momento de la Mesa Redonda, Juan Carlos Vilaseca Méndez, vicejefe de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), aseguró que el proceso de bancarización ha ido extendiéndose paulatinamente a todos los trabajadores por cuenta propia que tienen cuentas bancarias fiscales.

En estos años se han destrabado asuntos relacionados, por ejemplo, con el depósito efectivo. Ahora, a partir de la aprobación de la Resolución 111/ 2023 emitida por el Banco Central de Cuba, “todas las medidas son efectivas para los contribuyentes, porque se hace más transparente y ágil el proceso de declaración de tributos”.

En el caso de los actores económicos, Vilaseca Méndez dijo que se pretende que operen bajo cuentas bancarias fiscales y el efectivo solo quedará para operaciones menores. “En la medida en que esto se concrete, quedará más efectivo para la población”.

El directivo de la Onat reiteró que el efectivo no desaparece, sino que se le da la opción a la población de elegir el método de pago. 

“Esta es una facilidad para que los actores económicos no tengan que ir frecuentemente a las sucursales a hacer depósitos. Es beneficioso, porque ante una auditoría fiscal tienen sus movimientos claros en las cuentas. Se agilizan los trámites y se ayuda al control fiscal.

“Estamos proponiendo que sean más sujetos los que tengan cuentas bancarias fiscales, pero será un proceso gradual que incluye capacitación. Por ejemplo, hay más de 410 proyectos aprobados para que se les abran cuentas de este tipo”.

En esta misma línea, Vilaseca Méndez insistió en que se debe pensar en otras facilidades a la hora de abrir estas cuentas, sin necesidad de que el cliente tenga que ir a una sucursal bancaria.

“En 2020 iniciamos el pago de tributos por canales electrónicos. Ha sido un proceso gradual, con cultura y capacitación para que la gente entienda que son operaciones seguras. Actualmente, el 55.8% de los clientes pagan sus tributos por esta vía”, dijo.

Según el vicejefe de la Onat, la bancarización representará más ingresos para el presupuesto del Estado, porque contribuirá a disminuir las conductas de evasión de impuestos.

Estímulos y bonificaciones

En los minutos finales del espacio televisivo, el vicepresidente del Banco Central de Cuba se refirió a los estímulos y bonificaciones para los clientes que utilicen el pago electrónico.

“Es algo que los bancos venían ofreciendo. Es un descuento en la operación de compra. Este es un proceso en el que veníamos trabajando, estaba en un 3% en un grupo de comercios. Como parte de las acciones en la implementación del proceso de bancarización, se decidió por los tres bancos comerciales extenderlo a 6%.

“Sobre la bonificación del 6% también han existido algunos debates en las redes y hemos estado al tanto. Nosotros ratificamos que el centro de cualquier medida del sistema bancario siempre va a ser la población. Por lo tanto, esta bonificación está destinada a los clientes, a los consumidores, a las personas naturales por hacer sus pagos de forma directa.

“Es la forma también de estimular que las personas vayan al comercio y paguen por los medios de pago digital. Esa bonificación que se está ofreciendo es directamente a las personas por consumir en esos lugares. Desde ese punto de vista hemos defendido esta modificación para que sea un atractivo más, incluso un beneficio más para las personas”.

Agregó que este es un proceso en el que todos ganan y que el beneficio es general.

“Para  el comerciante, a la hora de brindar sus servicios o sus productos y que las personas puedan pagar de una forma cómoda, ágil y segura, es un beneficio comercial y es por eso también que la Resolución 111 establece la necesidad de que cada uno de los comerciantes tenga la posibilidad de contar con todos los canales públicos, para que sean las personas quienes puedan escoger cuál es su mejor medio de pago”, dijo.

Quiñones Betancourt apuntó que Fincimex está hoy en disposición de trabajar en sus redes terminales de puntos de ventas con cualquier actor económico, ya sea una entidad estatal, una mipyme, una CNA o un trabajador por cuenta propia

“Eso se hace, incluso en su página web dice cuáles son las vías de solicitud, que, por supuesto, requerirán un mínimo de condiciones técnicas en ese local para instalar los POS. También estará en proporción con la disponibilidad que tenga Fincimex de equipos, porque hay quien requiere inversión.

“Nosotros seguimos apostando por el uso de las terminales de punto de ventas, pero son canales que llevan un mayor costo que la utilización de las pasarelas de pago nacionales”.

En el caso de los campesinos, otra de las preocupaciones, el directivo precisó que estos, de igual forma, tendrán asesoramiento y un acompañamiento específico.

“Es un sector que requiere un análisis muy puntual en cada uno de los casos y, por lo tanto, se le irá dando respuesta con base en la necesidad que tenga cada municipio. Lo explicábamos en la pasada Mesa Redonda. A nuestro campesinado, tranquilidad. Esto es un proceso gradual donde tendremos que ir revisando.

“Nosotros quisiéramos que muchos campesinos fueran como la CPA 24 de Febrero, que mencionamos como ejemplo. Pero eso lo haremos gradualmente donde existan las condiciones y las posibilidades. A lo mejor, hoy utilizan el efectivo no solo para los jornaleros, que son esos trabajadores que les pagan 1 000 pesos diarios, sino también para comprar productos y servicios.

“Bueno, entonces tendríamos que revisar con el campesinado cómo hay otras opciones para mejorar los productos y servicios o, incluso, de insumos. Pero esto, repito, es un proceso que va a ser gradual”.

Ante la duda de qué pasará con aquellos actores económicos de todo tipo, tanto del sector estatal como no estatal, que se nieguen a aceptar transferencias, el vicepresidente del BCC dijo que lo principal ahora es conversar.

“Lo principal ahora es dialogar, entendernos, que se pueda extender hacia cada uno de los bancos y que también podamos entender las necesidades que hay en cada uno de los clientes. Estamos hablando de una norma jurídica emitida por el Banco Central con sus facultades. Hay que dialogar, pero siempre bajo los marcos de la legalidad.

“Esta es una norma emitida en toda la facultad del BCC, con toda una serie de aspectos que también están regulados sobre actividad financiera, uso de las cuentas bancarias que deben tener las personas con su banco y el uso eficiente, seguro y legal de cada uno de los actores”, explicó.

El directivo refirió que, en el mundo, estas grandes cantidades de dinero no se pagan en efectivo, sino con estos instrumentos de pago electrónico.

“No estamos trayendo nada nuevo; estamos adecuando a las condiciones de nuestro país una praxis internacional.

“Hoy en el mundo la inclusión financiera es un tema complicado, que se maneja y es llevado por muchos Gobiernos, porque hoy no todos los bancos aceptan a todos los clientes. Por lo tanto, en ese proceso de inclusión financiera, el Gobierno tiene que, en dependencia de cada uno de los países, establecer una  política.

“Hoy, los bancos están abiertos aquí. Con su servicio crítico, sus limitaciones, también con sus oportunidades y sus facilidades. Pero están abiertos a todos, primeramente a las personas naturales y a todos los actores económicos para que tengan cuenta bancaria. Eso quiero recalcarlo, porque es importante”, destacó.

Al finalizar, el funcionario informó que el pago a los jubilados, que comienza el próximo día 18, está asegurado. 

“Se ha hecho un trabajo intenso, y aquí no solo participa el banco, aquí también participan Cadeca, Correos de Cuba y otras entidades de apoyo. Se ha organizado el proceso para asegurar el pago. Está garantizado el pago de los jubilados”, reiteró.

“Ahora bien, el sistema bancario, una vez más, dado el proceso en que estamos, ha decidido prestar servicio el sábado y el domingo. Incluso, lo conversamos con nuestros trabajadores. Es un servicio que tiene como propósito primero al jubilado, el depósito, y sobre todo la carga de efectivo.

“Otra noticia buena: los cajeros automáticos, aunque todavía no es el servicio que queremos, han extendido el horario de servicio. O sea, hoy se puede encontrar un cajero más tiempo con dinero y con la posibilidad, incluso, de que las personas puedan también acceder a sus prestaciones”, concluyó.

(Tomado de Cubadebate)

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas

la alegría de una nueva vivienda

Pinar del Río: la alegría de una nueva vivienda

Para Eglys Iglesias García la alegría y el regocijo de esta tarde compensó la angustia de la madrugada del 27 de septiembre de 2022, cuando el huracán Ian derrumbó su casa.  

Sin transformación (de la prensa) no hay país

La segunda sesión del 4to. Festival Nacional Virtual de la Prensa «Julio García Luis» inició este martes con la conferencia «Para cambiar la prensa hay que cambiar su naturaleza económica»,

Scroll al inicio