Portada » Finca Obeso, el camino hacia la auto sustentabilidad alimentaria

Finca Obeso, el camino hacia la auto sustentabilidad alimentaria

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Correo Electrónico
Imprimir

Ampliar las áreas para la producción de alimentos está entre las prioridades hoy en Cuba. Alcanzar la auto sustentabilidad alimentaria debe depender cada vez menos de la importación de recursos y más del trabajo en la tierra, de concebir estrategias y planes que se sostengan en el tiempo y de estimular la producción, involucrando a los que tienen una finca o pequeña parcela.

Carlos Einar, un campesino del municipio de Consolación del Sur, asumió el reto que le propusieron directivos de la agricultura en Pinar del Río, de transformar el paisaje en alrededor tres caballerías de tierra colindantes con la autopista nacional, con alta infestación de marabú y convertirlas en una finca productiva.

Desmontaron 3 caballerías de tierra donde el marabú era dominante/ Foto: Pedro L. Rodríguez Gil

“Yo ya tenía una caballería en la que estaba trabajando con un campesino amigo. Ellos me retaron y asumí. Esto estaba lleno de marabú, pero es una tierra fresca que no se utiliza hace más de 30 años y tiene la inversión de un pozo y varias lagunas que favorecen el regadío”

Carlos Einar Valdés González

En tres meses junto con su familia y tres hombres contratados como fuerza de trabajo cambiaron el panorama en la finca Obeso, perteneciente a la CCS Pelayo Cuervo.

“Tengo muy claro, que siempre que se quiere se puede. Aquí empezamos hace tres meses desde cero y ya tenemos sembradas en la finca 11 hectáreas de maíz, media de malanga, casi dos de plátano, una de calabaza, tres de boniato y estamos preparando una caballería para sembrarla en esta semana de soya”

Carlos Einar Valdés González

Te puede interesar: A punto de concluir nueva sala de Neonatología en Pinar del Río

En la tierra fértil de esta finca, por más de 30 años en desuso, reverdecen las plantaciones. El mayor de los obstáculos es la falta de sistemas de riego, aun cuando existen tres depósitos naturales y un pozo que mantienen niveles adecuados de agua, a pesar de la sequía. Considera que es prioridad electrificar la finca, que solo requiere de unos 300 metros de líneas, de las cuales tiene una parte.  

«no tenemos sistema de regadío», / Foto: Pedro L. Rodríguez Gil

“mire periodista, esto que vamos a hacer ahora puede parecerle un montaje, pero es la labor de todos los días. Una carreta tirada por bueyes, con tanques de agua y una manguera vamos regando planta a planta, se imagina hacer esto en las tres caballerías sembradas. En estos días nos ayudó la lluvia, pero es muy alta la sequía. Tenemos un pozo que ni estas condiciones climáticas se seca, es de una unidad pecuaria que aquí existió, lo que necesitamos es que nos pongan la electricidad aquí para poder regar como es”

Carlos Einar Valdés González

Cosecha a vista en la finca

Para mediados del mes de agosto iniciaran las cosechas en esta finca. En apenas unos meses cumplieron el reto de producir comida con destino a los mercados.

“Fíjese todo lo que hemos hecho en unos meses, tres exactamente. Y yo veo que esta finca tiene gran futuro. Colinda con la de otro campesino que es un alto productor. Aquí se puede producir para cubrir una parte importante de la demanda de la población en la zona urbana. Y lo vamos a hacer, y no tenga dudas que nuestras cosechas tendrán como destino el pueblo, es quien lo necesita”

Carlos Einar Valdés González
Incrementar las siembras, para garantizar cosechas/ Foto: Pedro L. Rodríguez Gil

En la finca Obeso, de reciente creación, preparan alrededor de una caballería de tierra para sembrar soya y extienden las plantaciones de plátano y maíz, así como la cría de cerdo de capa oscura. Una muestra de que la auto sustentabilidad alimentaria es posible, a pesar de las limitaciones de recursos.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones Relacionadas

Cuba sembrará 22 mil hectáreas de tabaco

En la campaña tabacalera 2024- 2025, que debe comenzar en octubre venidero, Cuba aspira a sembrar unas 22 mil hectáreas (ha) del principal rubro exportable de la agricultura. Según Marino

Scroll al inicio